La derrota del ISIS y la finalización de la guerra en Siria abrieron el camino a las negociaciones políticas para definir el futuro de la región. Una de las grandes cumbres se realizará mañana en la ciudad rusa de Sochi y estará protagonizada por los presidentes Vladimir Putin (Rusia), Recep Tayyip Erdogan (Turquía) y Hassan Rohani (Irán).

En forma previa Putin se reunió este lunes con su aliado sirio, Bashar al Assad, con quien trató los puntos determinantes que llevará al encuentro de Sochi, la ciudad balnearia a orillas del mar Negro.

Rusia es junto con Irán uno de los principales aliados militares del gobierno de Damasco en la guerra civil. Turquía apoya a la oposición y está en contra de Al Assad, pero en la actualidad trabaja con Moscú y con Teherán para garantizar un alto el fuego amplio y duradero en el país vecino.

Si bien Estados Unidos no participará, se descuenta que los lineamientos básicos del plan de posguerra cuentan con la conformidad de Washington. Ayer Putin dialogó telefónicamente con su par estadounidense, Donald Trump, a quien le contó lo acordado con Assad.

El presidente sirio, Bashar al Assad, abraza a su par ruso, Vladimir Putin, quien le brindó el respaldo militar necesario para vencer a la oposición. (AP)

El mandatario ruso le informó a Trump “de los principales resultados del encuentro con Bashar al Assad que tuvo lugar el 20 de noviembre, en el que el líder sirio confirmó su compromiso con el proceso político y con llevar a cabo una reforma constitucional y elecciones presidenciales y parlamentarias”, dijo el Kremlin.

Según el comunicado de la Cancillería rusa, durante la conversación con el presidente estadounidense, Putin subrayó la “necesidad de mantener intactas la soberanía de Siria, su independencia y su integridad territorial”.

En forma paralela, Assad también habló de permitir la participación política de la oposición, aunque sin definir demasiado de qué manera. “No queremos mirar atrás. Damos la bienvenida a todos aquellos que están realmente interesados en un acuerdo político, estamos listos para entablar un diálogo con ellos”, sostuvo el mandatario sirio, quien hasta ahora se mantuvo en el poder persiguiendo a la oposición.

Lo cierto es que en el terreno los yihadistas ya fueron derrotados, y esto fue declarado tanto por Rusia como por Irán. “El dominio demoníaco del ISIS ha terminado”, sostuvo Qasem Soleimani, comandante de la Guardia Revolucionaria iraní, que una unidad de élite que fue determinante en la lucha contra los yihadistas.

Con la ayuda militar de Rusia e Irán, las tropas sirias expulsaron en los últimos meses a la milicia terrorista del ISIS de casi todas las regiones de Siria. Rusia comenzó en 2015 a lanzar ataques aéreos en el país árabe y también a desplegar soldados de fuerzas especiales.

El domingo pasado, las tropas sirias expulsaron a los yihadistas de Bukamal, el último bastión urbano importante en Siria del ISIS, que perdió casi todo el territorio que había conquistado desde 2014.

“Creo que ha llegado la hora de pasar al proceso político”, dijo Putin. Y aclaró que el objetivo de la reunión en Sochi era conversar sobre una “solución política y pacífica a largo plazo” en Siria, cuya guerra dejó más de 330.000 muertos y millones de desplazados.

El encuentro de Sochi será una conversación muy particular donde surgirán varios conflictos. Uno de ellos tiene que ver con los kurdos, a quienes Moscú los quiere incluir en el diálogo y Turquía los rechaza. Otro tema caliente es la continuidad o no de Assad. Hasta ahora Ankara buscaba su alejamiento inmediato, aunque en los últimos meses ya no le molesta que continúe un tiempo, como reclama Putin.

En forma paralela a las negociaciones de Sochi se van a dar las conversaciones de las facciones opositoras sirias, que se reunirán también mañana en la capital de Arabia Saudita, Riad, un enemigo declarado de Irán y de Assad..

La reunión organizada por la monarquía del Golfo apunta a unificar los puntos de vista para la reactivación de las negociaciones previstas en Ginebra el 28 de noviembre, cuyos puntos principales son la redacción de una nueva Constitución y la celebración de elecciones en Siria.



Fuente