La polémica quedó instalada en San Lorenzo. La semana pasada, un ex integrante de la barra brava del club azulgrana alquiló el nuevo salón que está ubicado debajo de la platea Sur del Nuevo Gasómetro para celebrar su casamiento. Se trata del “Cachito El Matador”, tal como se lo conoce en la popular, quien dirigió a la barra del club a fines de la década del 90 y festejó su boda con Marisa Gabriela García a metros del campo de juego del estadio, en una fiesta en la que hasta se desplegaron banderas de La Butteler.

“Estaba al tanto de esto. Es una situación que no me agrada. Se trata de un socio del club que no tiene causas penales ni derecho de admisión, por eso a nosotros nos resulta difícil negarle el lugar. Obviamente hubiera preferido que no se lo cediera, pero al ser socio y cumplir con esos requisitos no se podía decir que no”, sostuvo Matías Lammens, quien además reconoció saber de quién se trataba el barra brava al momento de alquilar el salón.

“Lo primero que hay que hacer es no ser hipócrita y dejar de decir que no se los conoce. Y después hay que apelar a la voluntad de los diferentes poderes del Estado. Nosotros, como club, podemos acompañar una decisión política, pero no impulsarla”, remarcó el presidente azulgrana en TyC Sports.



Fuente