Los separatistas catalanes acentúan su retirada. Tras haber alentado la peor crisis institucional de la era democrática en España, el exvicepresidente del Gobierno regional de Cataluña, Oriol Junqueras, en prisión desde la declaración de independencia de esa región, pidió hoy su puesta en libertad. Argumentó que el gobierno secesionista catalán no ha actuado desde su cese por el Gobierno español, aun cuando mantiene reservas contra el mecanismo constitucional por el que Madrid tomó esa medida.

El Gobierno español destituyó al Ejecutivo de Cataluña, disolvió su Parlamento y convocó elecciones regionales el pasado 27 de octubre, en aplicación del artículo 155 de la Constitución española, para restaurar la legalidad después de que el Parlamento catalán aprobara una declaración de independencia. Junqueras, en su recurso de apelación presentado ante la Justicia, evita acatar ese artículo expresamente como sí han hecho otros ex consejeros que como él están en prisión provisional y que también han pedido su puesta en libertad. El político catalán está en la cárcel desde el pasado 2 de noviembre, igual que otros siete antiguos miembros del Gobierno regional, acusados de presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos en relación con el proceso secesionista catalán.

Los exconsejeros Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn han expresado que acatan la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña y que no han opuesto ninguna “resistencia” a las medidas del Gobierno central. Junqueras, líder de Esquerra, alude solo tímidamente al 155 para constatar que, con su aplicación, “se ha procedido en Cataluña a la disolución del Parlamento” para convocar elecciones. Ni Junqueras ni el resto de ex consejeros “ostentan actualmente cargo ejecutivo alguno”, añade el escrito, que pide la puesta en libertad del ex vicepresidente para que puede participar con normalidad en la campaña electoral para las elecciones del 21 de diciembre convocadas por el gobierno de Mariano Rajoy como un modo de salir de la crisis institucional que mantiene en vilo a España. En el escrito presentado en Madrid, el abogado de Junqueras, Andreu Van den Eynde, argumenta que no existe reiteración delictiva, ya que “el Gobierno catalán no se ha reunido desde el día de su cese, no se han adoptado acuerdos de gobierno ni se han efectuado publicaciones en el boletín oficial”. Agrega que, en consecuencia, no existe riesgo de reiteración delictiva ni de fuga. “No parece existir ningún escenario por el que los investigados puedan ejecutar acciones de reiteración de los ilícitos objeto de querella”, consignó.

Junqueras será el cabeza de lista de su partido, ERC (republicanos de izquierda independentistas) para las elecciones del próximo 21 de diciembre. También hoy los exconsejeros de Exteriores, Justicia y Trabajo Raül Romeva, Carles Mundó y Dolors Bassa, respectivamente, solicitaron su salida de prisión con los mismos argumentos que Junqueras.

La presidenta del Parlamento Carme Forcadel y otros miembros de la dirección de esa institución están actualmente en libertad bajo fianza, mientras que el ex presidente catalán Carles Puigdemont y cuatro integrantes de su gabinete se marcharon a Bruselas para no responder a la Justicia española. La Justicia belga, por su parte, se pronunciará próximamente sobre la orden de entrega y detención cursada en contra de los cinco por la justicia de Madrid

Los separatistas catalanes acentúan su retirada. Tras haber alentado la peor crisis institucional de la era democrática en España, el exvicepresidente del Gobierno regional de Cataluña, Oriol Junqueras, en prisión desde la declaración de independencia de esa región, pidió ayer su puesta en libertad. Argumentó que el gobierno secesionista catalán no ha actuado desde su cese por el Gobierno español, aun cuando mantiene reservas contra el mecanismo constitucional por el que Madrid tomó esa medida.

El Gobierno español destituyó al Ejecutivo de Cataluña, disolvió su Parlamento y convocó elecciones regionales el pasado 27 de octubre, en aplicación del artículo 155 de la Constitución española, para restaurar la legalidad después de que el Parlamento catalán aprobara una declaración de independencia.

Junqueras, en su recurso de apelación presentado ayer ante la Justicia, evita acatar ese artículo expresamente como sí han hecho otros ex consejeros que como él están en prisión provisional y que también han pedido su puesta en libertad.

El político catalán está en la cárcel desde el pasado 2 de noviembre, igual que otros siete antiguos miembros del Gobierno regional, acusados de presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos en relación con el proceso secesionista catalán.

Los exconsejeros Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn han expresado que acatan la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña y que no han opuesto ninguna “resistencia” a las medidas del Gobierno central. Junqueras, líder de Esquerra, alude solo tímidamente al 155 para constatar que, con su aplicación, “se ha procedido en Cataluña a la disolución del Parlamento” para convocar elecciones. Ni Junqueras ni el resto de ex consejeros “ostentan actualmente cargo ejecutivo alguno”, añade el escrito, que pide la puesta en libertad del ex vicepresidente para que puede participar con normalidad en la campaña electoral para las elecciones del 21 de diciembre convocadas por el gobierno de Mariano Rajoy como un modo de salir de la crisis institucional que mantiene en vilo a España.

En el escrito presentado en Madrid, el abogado de Junqueras, Andreu Van den Eynde, argumenta que no existe reiteración delictiva, ya que “el Gobierno catalán no se ha reunido desde el día de su cese, no se han adoptado acuerdos de gobierno ni se han efectuado publicaciones en el boletín oficial”. Agrega que, en consecuencia, no existe riesgo de reiteración delictiva ni de fuga. “No parece existir ningún escenario por el que los investigados puedan ejecutar acciones de reiteración de los ilícitos objeto de querella”, consignó.

Junqueras será el cabeza de lista de su partido, ERC (republicanos de izquierda independentistas) para las elecciones del próximo 21 de diciembre. También hoy los exconsejeros de Exteriores, Justicia y Trabajo Raül Romeva, Carles Mundó y Dolors Bassa, respectivamente, solicitaron su salida de prisión con los mismos argumentos que Junqueras.

La presidenta del Parlamento Carme Forcadel y otros miembros de la dirección de esa institución están actualmente en libertad bajo fianza, mientras que el ex presidente catalán Carles Puigdemont y cuatro integrantes de su gabinete se marcharon a Bruselas para no responder a la Justicia española. La Justicia belga, por su parte, se pronunciará próximamente sobre la orden de entrega y detención cursada en contra de los cinco por la justicia de Madrid



Fuente