Miguel Ángel Russo le cuenta por teléfono a Clarín desde Bogotá que está bien, feliz. El equipo que dirige, Millonarios, viene de golear 5-1 en la última fecha de la fase regular del torneo colombiano y parte como favorito en los playoffs que definirán el título.

Hace 34 años, cuando era el volante central de uno de los mejores Estudiantes de la historia, se cruzó con Renato Portaluppi, hoy director técnico de Gremio y entonces un picante wing derecho que, además de gambetas y goles, metía golpes y sumaba provocaciones.

Mirá también

Como quería Grondona: 20 clubes distintos en 10 finales de Copa

Fue en una noche de Copa Libertadores que pasó a los libros como La Batalla de La Plata. Los de Porto Alegre parecían tener todo resuelto cuando se pusieron 3-1 ante un rival que, nervioso por la inminente eliminación, sufrió cuatro expulsiones (Trobbiani, Ponce, Camino y Teves).

Es difícil explicar cómo, pero Estudiantes, con siete jugadores, llegó a empatar 3-3 sobre la hora gracias a un gol de Russo, uno de los más gritados en la vieja cancha de 1 y 57.

“Es uno de los hechos imborrables en mi carrera futbolística. Fue una hazaña. Renato era bravo. Lo volví a enfrentar con la Selección”, recuerda el ex DT de Boca, Racing, San Lorenzo, Estudiantes y Central, entre otros. Gremio terminó avanzando a la final y conquistando aquella edición, pero nadie le quita al Pincha el orgullo de semejante proeza.

Mirá también

La promesa de Luis Ventura si Lanús gana la Libertadores

Al margen de la antigua rivalidad, hay otro motivo por el cual Miguel hará fuerza por el equipo argentino en esta final copera. “Mucho de lo que soy como entrenador se lo debo a Lanús. Estuve ahí cinco años importantes en el inicio de mi carrera”, agradece.

Russo confía en los muchachos conducidos por Jorge Almirón para esta parada difícil. “Lanús tiene la suerte de llegar fortalecido a la final, como equipo y como club. Y cuenta con dos jugadores como Sand y Acosta, capaces de resolver situaciones solos”, comenta.

En Porto Alegre, su homónimo Nicolás Russo, presidente de la institución, le devuelve los elogios: “Yo siempre digo que en Lanús hay un antes y un después de Miguel Russo. Los dirigentes aprendimos muchas cosas de él. Cambió nuestra visión sobre las Divisiones Inferiores y nos transmitió una mentalidad ganadora”.

Mirá también

Gremio niega el uso de drones para espiar rivales



Fuente