La investigación por los abusos a niños hipoacúsicos en el instituto religioso “Antonio Próvolo” de Luján de Cuyo sumó en las últimas horas una nueva detenida. La cocinera Noemí Paz era la única prófuga que figuraba en el expediente hasta que cayó en un allanamiento realizado en Maipú (Gran Mendoza).

La mujer de 59 años fue detenida por efectivos de la División de Delitos Sexuales y trasladada a la fiscalía, donde la imputaron como partícipe primaria en abuso sexual agravado. Para los investigadores Paz tenía conocimiento de los abusos pero no los denunció. Ante el fiscal Gustavo Stroppiana se abstuvo de declarar y será enviada al penal en calidad de aprehendida porque existe riesgo de fuga.

Mirá también

A un año de la primera denuncia, angustia y depresión entre las víctimas del Próvolo

“A esta mujer lo que se le achaca es haber tenido la condición de guarda de los menores y no haberlos protegido denunciando los hechos que se investigaban”, explicó Stroppiana en declaraciones a medios locales.

En total son 15 los sospechosos en la causa pero sólo cinco están presos. Paz se suma al cura Horacio Corbacho (56), el monaguillo Jorge Bordón (50), el jardinero Armando Gómez (46) y un empleado de 41 que por su condición podría ser declarado inimputable. Mientras que con arresto domiciliario están el sacerdote Nicola Corradi (82), la monja Kosaka Kumiko (42) y la ex representante legal del instituto, Graciela Pascual.

Los religiosos Corradi y Kumiko están imputados como autores de abusos sexuales y episodios de corrupción contra chicos hipoacúsicos. El resto de los imputados, entre los que figuran la religiosa Asunción Martínez y una ex directora, se mantienen en libertad.

Mendoza. Corresponsalía.



Source link