[ad_1]

Laura Expósito (21) fue con dos amigos a pasar la tarde del jueves en el Dot Baires Shopping del barrio porteño de Saavedra. Mientras paseaba, fue testigo del audaz asalto a la casa de cambio que funciona dentro del centro comercial.

“Me llevé el susto de mi vida”, aseguró Laura ante Clarín, al recordar cómo dos ladrones armados irrumpieron en el lugar y, luego de romper el vidrio del stand de la empresa Maxinta Cambio, tomaron el dinero de las cajas registradoras y escaparon en moto.

La casa de cambio asaltada.

La joven consideró que el robo pareció estar “bien organizado” porque, explicó, se concretó en un horario en el que hay mucha gente en el shopping: “Hicieron rapidísimo y sólo robaron la casa de cambio que está al lado de la puerta (con salida a la calle Vedia al 3600)”.

Laura advirtió además que en ese momento no había nadie de la empresa de seguridad privada que presta sus servicios en el Dot y que los vigiladores aparecieron “en el tercer piso, pero después de que haya pasado todo”.

El relato de la joven coincide con una de las hipótesis de los investigadores del caso -encabezados por el fiscal José María Campagnoli- quienes tratan de determinar si hubo vinculación entre el asalto y un incidente que se registró en el tercer piso.

Peritos de la Policía de la Ciudad, en el lugar del robo.

Según los voceros consultados, cuando se concretó el robo los empleados de seguridad estaban en esa zona del centro comercial, a la que tuvieron que ir para intervenir en la discusión entre un hombre y una mujer. Por eso, no descartan que se haya tratado de una maniobra de distracción.

El hecho se produjo este jueves, alrededor de las 20, cuando dos ladrones llegaron hasta la puerta del shopping en moto. Uno de ellos se bajó y caminó hasta la casa de cambio, donde rompió el vidrio del stand y comenzó a exigir el dinero. “Me pareció que tenía un rifle. Era un arma larga. Todo pasó en cuestión de segundos”, amplió la joven.

En ese momento, muchas personas que se encontraban en el lugar comenzaron a correr asustadas porque confundieron con ruidos de disparos el estruendo que provocó el ladrón al romper la vitrina del stand.

Sin embargo, en medio de la confusión hubo quienes decidieron actuar y, desde el tercer piso, trataron de evitar el robo tirándole al ladrón unas de las macetas que decoran los pasillos del centro comercial.

“La gente tiraba macetas para frenar al ladrón”, confirmó Laura. El asaltante logró esquivarlas y escapar con su cómplice.

Los ladrones escaparon con 8.927 dólares, 12.900 reales, 50 euros, 190 francos suizos, 200.000 pesos uruguayos y 165.000 pesos chilenos.

Fuentes de la investigación indicaron que los registros de las cámaras de seguridad del shopping no sirvieron para identificar a los ladrones, por lo que ahora buscan las filmaciones de la Autopista Panamericana y de la General Paz, por donde habrían escapado.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS