[ad_1]

Cuando Juan Ángel Mario Caccia (59) llegó a su casa de Ramos Mejía no notó nada extraño. Bajó de su Renault Mégane azul con su celular, su billetera y dos maletines. Adentro lo esperaba su hija de 17 años, al cuidado de su acompañante terapéutica. No lo sorprendió ningún ruido hasta que lo atraparon de atrás.

Alto y corpulento, logró zafarse de su agresor y se metió en su casa de Palos al 200. Para evitar que entrara, cerró la puerta pero la mano izquierda de su asesino la trabó: con la derecha, le disparó en el cuello a través de la madera y lo mató. El asaltante sólo atinó a recuperar su reloj, que se le cayó en el forcejeo, y a manotear los portafolios antes de escapar. La víctima murió poco después en el Hospital Posadas.

La violenta entradera ocurrió sobre la calle Puerto de Palos al 200, Ramos Mejía. (Mario Sayes)

Caccia era ingeniero, trabajaba para la empresa Esuco, una contratista de Agua y Saneamiento Argentinos S.A. (AySA) que hace, entre otras cosas, obras hidráulicas para la compañía estatal. Para él, su maletín era como una extensión de su cuerpo, lo llevaba a todos lados cargado de planos, contratos y documentación de las obras que inspeccionaba.

Era viudo y compartía la casa de la calle Palos y Gaona con Sol, su hija. La joven tiene una patología psiquiátrica, por lo que necesita una acompañante terapéutica permanente. Ella y la mujer que estaba cuidándola fueron las únicas testigos del crimen.

Según informaron fuentes de la investigación, el miércoles a las 20.30 Juan llegó en su Megane azul y estacionó en la subida que tiene en la puerta de su casa. En ese momento fue sorprendido por ladrones que, creen los investigadores, recorrían la zona buscando víctimas al voleo.

Mirá también

Fue a buscar a una pasajera, quedó en el medio de un tiroteo y lo asesinaron de un balazo

“Era un vecino de toda la vida, trabajador. La ambulancia tardó muchísimo. Lo asistió un vecino que lo atendió acá y una empresa de ambulancias de acá a la vuelta lo llevó al Hospital Posadas y murió ahí. El disparo no lo escuché, salimos todos cuando las chicas empezaron a gritar”, contó un vecino del barrio a TN. Y agregó: “Es un barrio bastante tranquilo. No es una zona de entraderas, es tranquilo acá. Yo creo que quiso evitar que entren a su casa”.

Las cámaras de seguridad tomaron el recorrido que hizo la víctima con su auto y “no notaron” nada sospechoso en las filmaciones. “Se ve un Peugeot 207 o 208 que venía adelante, pero cuando él baja sigue de largo sentido a Gaona. Las hipótesis están todas abiertas”, confiaron en la Fiscalía Especializada en Homicidios de La Matanza, a cargo de la investigación.

Como el auto venía por delante, sospechan que al menos dos hombres estaban a “la pesca” de algún descuido. “Desde el lugar donde se detuvieron no pudieron haber visto que se bajaba con los maletines. Y no es usual que en un intento de entradera actúe uno solo, que fue el que bajó, le disparó y se fue. Excepto que sepa que adentro de la casa había mujeres y que él podía reducir a la víctima, pero eso requiere una inteligencia previa que no es usual. Quizá esperaba entrar para avisar al cómplice”, especularon las mismas fuentes. Sin embargo, aclararon que no descartan ninguna posibilidad.

Mirá también

Audaz golpe de motochorros en una casa de cambio del shopping Dot

La Policía, por su parte, intenta determinar si podía haber plata en alguno de los maletines, pero por el momento no pudieron establecer si realizó alguna operación o tenía una importante suma de dinero en su poder. Según declararon sus compañeros de la empresa, “en el maletín sólo tendría documentación, contratos, planos y cosas relacionadas a las obras”, pero nada de particular interés y -advirtieron- no estaría dentro de sus tareas el manejo de dinero en efectivo.

Las cámaras de seguridad de Gaona tomaron el recorrido que hicieron los asaltantes para huir, arriba del Peugeot en el que circulaban. Creen que se trata de al menos dos personas y que escaparon para el lado de Morón. “Fueron por Gaona, Acceso Oeste, República y Alvear. Desde ahí pudieron ir a Fuerte Apache, Derqui, la Villa Carlos Gardel”, confiaron fuentes policiales.

Al cierre de esta edición, los investigadores no habían logrado confirmar si el vehículo que usaron los ladrones tenía pedido de secuestro ni denuncia por robo. Tampoco lo encontraron abandonado, como había trascendido tras el crimen. La causa, caratulada como “homicidio en ocasión de robo”, es investigada por el fiscal Carlos Arribas y la Jefatura Departamental de La Matanza.

[ad_2]

Fuente