[ad_1]

El gobierno y la oposición venezolana prosiguen este sábado las conversaciones que iniciaron este jueves en Santo Domingo en busca de un acuerdo para intentar solucionar la crisis que vive el país caribeño.

“Es una jornada que vamos a considerar exitosa el día de hoy, y mañana vamos a continuar de nuevo para tratar de concluir lo que han sido estas diferentes jornadas de encuentro, reuniones y diálogo”, dijo el viernes a periodistas el canciller dominicano, Miguel Vargas, cerca de la medianoche y tras 12 horas de conversaciones.

“Estamos muy cerca de un acuerdo definitivo de convivencia y paz”, aseguró Jorge Rodríguez, jefe de la delegación oficialista, al finalizar el segundo día de la tercera ronda de conversaciones que iniciaron el 1 de diciembre último.

Los representantes de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) no ofrecieron declaraciones.

Después de que la intensa jornada de conversaciones de este viernes concluyera sin que se lograra un acuerdo, ambas partes decidieron extender a este sábado las reuniones.

El punto central de este diálogo para la oposición es lograr garantías electorales para los comicios presidenciales previstos para este año.

Los otros puntos principales para la oposición son la apertura de un canal humanitario que permita el envío de medicinas y alimentos, la liberación de los encarcelados que consideran “presos políticos” y la restitución de unos poderes constitucionales de los que fue despojado el Parlamento.

En tanto, el oficialismo exige el levantamiento de las sanciones económicas que pesan sobre algunos de sus funcionarios y el reconocimiento de la Asamblea Constituyente, un órgano plenipotenciario integrado solo por oficialistas y no reconocido por numerosos gobiernos.

En la reunión del sábado participan el presidente dominicano, Danilo Medina, y el ex presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero; y cuenta también con el acompañamiento de Chile y México, a solicitud de la oposición, y de Bolivia, Nicaragua y San Vicente y Granadinas, invitados por el Gobierno de Nicolás Maduro.

Ni el canciller mexicano, Luis Videgaray, ni el chileno, Heraldo Muñoz, que el viernes participaron en el encuentro junto a los cancilleres de Bolivia y Nicaragua, asisten ahora a las conversaciones y ambos enviaron representantes en su lugar.

El pasado jueves, el canciller chileno, Heraldo Muñoz, señaló en Twitter que “si no hay resultados concretos y creíbles ya, entonces no tendrá ningún sentido seguir adelante”, a lo que la presidenta de la Asamblea Constituyente, Delcy Rodríguez, respondió que este “en las postrimerías de su cargo como canciller opta por la triste puerta trasera y sirve a bajos intereses estadounidenses”.

Horas antes del inicio de la reunión del jueves, el diputado opositor Luis Florido señaló en su cuenta de Twitter que “un cambio de gobierno es necesario para frenar la crisis en el país”, y que exigen “un acuerdo que permita elecciones libres en Venezuela”, al tiempo que destacó que “entre el primer encuentro y este tercero, el Gobierno de Maduro muestra una mala fe que es insensible a la crisis.

Por su parte, el presidente Maduro dijo el jueves que la delegación de su gobierno en el diálogo tiene “instrucciones precisas” para avanzar en los acuerdos del proceso y para “dar garantías plenas” en la realización de las elecciones presidenciales de este año.

El diálogo se inició formalmente el 1 de diciembre, después de que quedaran en el aire durante varias semanas las conversaciones de septiembre, y al término de las reuniones del 15 de diciembre, ambas partes destacaron los avances, pero reconocieron que necesitaban más tiempo para llegar a un acuerdo.

Fuente: agencias

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS