[ad_1]

La investigación contra Marcelo Balcedo y sus vínculos con la banda de narcos de Rosario “Los Monos” había empezado en el 2014 pero “extrañamente se paralizó en la AFIP” y en la Justicia hasta que, el año pasado, se incorporó nueva prueba que terminó con la detención del titular del gremio SOEME en Uruguay, justo antes de que se fugara rumbo a Aruba.

En medios de estas idas y venidas, Balcedo había denunciado por extorsión ante la justicia federal al ex titular de la AFIP Ricardo Echegaray en una causa que la semana próxima será enviada al juez federal de La Plata Hernán Kreplak. Es el juez que dio la orden de detención del sindicalista, cuya fortuna total y el origen de la misma aún es una incógnita.

En medio de estas denuncias de lavado de dinero y extorsión cruzadas, se supo que entre 2003 y 2006 Balcedo hizo lobbie ante el gobernador bonaerense Felipe Solá para que las agencias hípicas pudieran tener máquinas tragamonedas. Balcedo terminó denunciado por Solá. Y uno de los competidores del líder de SOEME sufrió el secuestro de uno de sus hijos.

Por su parte, Myriam “Nené” Chávez -la madre del titular del SOEME- negó que su hijo tenga vinculaciones con la banda de narcotraficantes “Los Monos”, mientras que su abogado dijo que los bienes que tiene son “producto de 10 años de trabajo” en el diario Hoy y la radio FM Red 92.

Mirá también

Comienzan a reubicar a los animales del zoo privado del sindicalista Marcelo Balcedo

En fuentes judiciales Clarín descubrió que ya en 2014 el entonces titular de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC) Carlos Gonella que la mano derecha de Balcedo en el SOEME, Mauricio Yebra, le había otorgado, por lo menos, un par de cédulas azules para manejar autos de alta gama a miembros del clan Cantero y que en el mismo legajo se investigaba a la joven mujer del sindicalista, Paola Fiege, por la misma operatoria.

Fuentes que investigan a Balcedo están juntando datos de todas las causas en que se encuentra involucrado y sospechan que la compra de las casas en Uruguay y Argentina, los autos de alta gama, los alquileres de aviones learjet, la compra de un yate y el manejo de por lo menos 7,5 millones de dólares “no se explican solo con el robo al sindicato de por lo menos 80 millones de pesos”.

El dinero que le encontraron a Marcelo Balcedo.

La PROCELAC, la UIF, la AFIP y la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) sospechan que una de las fuentes de plata negra de Balcedo podrían ser “Los Monos”.

Mirá también

Macri y Moyano vuelven a jugar con fuego

El informe de la PROCELAC, firmado por el polémico Gonella (es el mismo fiscal que omitió imputar a Lázaro Báez en el comienzo de la causa de la ruta del dinero K), arrancó el 29 de octubre del 2014 y citaba un reporte de operación sospechosa (ROS) de la UIF del 5 de junio del 2013 donde la Compañía de Seguros Mercantil Andina reportaba que Yebra pagaba los seguros de autos de alta gama que estaban a nombre de indigentes pero que manejaban Ariel Máximo y Ariel Claudio Cantero, entre otros miembros de “Los Monos”.

La advertencia señalaba que los Cantero usaban vehículos de alta gama sin poder acreditar una actividad comercial que justificara esas compras y que los cambiaban constantemente.

Uno de los autos que le secuestraron a Balcedo.

A pedido del fiscal federal de Rosario, Marcelo Degiovanni, la PROCELAC luego envió un informe con un análisis económico-financiero de los Cantero, Yebra y Fiege que incluyó aportes de la Regional Centro de la AFIP y de la dirección Regional de La Plata del organismo de recaudación.

La radiografía financiera de Yebra es más que elocuente: de ser un monotributista se había mudado a un departamento en Puerto Madero, ubicado en Olga Cossetini 1361 y desde el 2009 empezó a declarar como propios autos como un Jeep Cherokee, una pick up Mitsubishi, cuatriciclos Honda, motos y un BMW todo terreno.

Mirá también

Descubren que el sindicalista Marcelo Balcedo tenía también otro avión y un yate en Uruguay

Pero “La Mercantil Andina” aclaró que el BMW, un Mercedes Benz SLR, un Land Rover, dos Toyata Hilux, un Unimog (como los que usa el Ejército), un BMW 335, una Amarok y un Chrysler Ram no eran de Yebra, y que éste solo se encargaba de pagar los seguros y distribuir las cédulas azules.

Siempre según las fuentes, solo un Mini Cooper era suyo. Gracias a nuevos ingresos, se compró un lote en el Delta del Tigre y sus cuentas bancarias crecían de $ 80.000 a $ 300.000 anuales.

Yebra declaró ingresos gravados por 215 mil pesos en el 2010, pero el SOEME informó que en ese mismo año cobraba 22 mil pesos al mes. Ese año lo comenzó sin bienes y lo terminó con un patrimonio de más de 540 mil pesos.

Mauricio Yebra, número 2 de Marcelo Balcedo en SOEME.

Para intentar justificar el salto, Yebra informó que el SOEME le había otorgado un “préstamo” de 400 mil pesos que dijo le fue otorgado por Antonio Salcedo, el padre del sindicalista detenido en Uruguay y fundador del gremio. Pero el Código Unido de Identificación Tributaria (CUIT) que mostró no era el del SOEME sino de Alhec Tours S.A., la financiera preferida del ex titular de la AFA Julio Grondona e investigada por lavado de dinero en varias causas judiciales.

A través de Alhec Tours, según la justicia de EE.UU., se pagaron coimas del escándalo del FIFA-gate, y también figura como sospechada en la ruta del dinero K.

El SOEME quedó bajo la lupa tras la detención de su jefe. (Jorge Sanchez)

Sin embargo, para la AFIP Yebra no pudo justificar el origen más de $ 195.000 de incremento de su fortuna del 2010. Después, Yebra otorgó cédulas azules de un BMW a Marcelo Balcedo y su esposa Fiege.

En el 2013, Yebra volvió a incrementar su patrimonio en un millón de pesos y, esta vez, los justificó diciendo que había ganando “$ 600.000 en juegos de azar”.

A los funcionarios de la Justicia les llamó la atención que el impulso inicial de la AFIP se frenó llamativamente y no terminó, como hubiese correspondido, en una denuncia penal.

La pulseada entre Balcedo y Echegaray continuó y finalmente el sindicalista denunció en el 2016 al ex titular de la AFIP ante el juez federal Sebastián Ramos y el fiscal Gerardo Pollicita por abuso de autoridad con la intención de “castigar” al diario Hoy de La Plata.

Ramos y Pollicita, cuando termine la feria, enviarán esta otra causa a Kreplak para que la sume a la investigación principal. Recién el año pasado la PROCELAC, ahora dirigida por Gabriel Pérez Barbera, impulsó la causa penal ante Kreplak que terminó esta semana con la detención cinematográfica de Balcedo, quien tenía cámaras infrarrojas y otras medidas de seguridad en “El Gran Chaparral” y estaba armado hasta los dientes.

Las tapas del diario Hoy, propiedad de Balcedo, con Ricardo Echegaray de protagonista absoluto

Antes de la caída del sindicalista, que también tenía un zoológico con animales exóticos, la Cámara Federal de Rosario ordenó al juez federal Marcelo Bailaque y al fiscal Degiovanni que activen esta investigación sobre las conexiones entre “Los Monos” y Yebra, tras más de dos años de “dilaciones”.

Esta semana la gobernador bonaerense María Eugenia Vidal recibió una llamada de Solá en la que le advirtió que él había denunciado sin éxito “las extorsiones de Balcedo”, aunque no se disculpó por haberle puesto el apodo de Heidi durante la campaña electoral del 2015.

Mirá también

Descubren 12 mil afiliaciones dobles en el Sindicato de Balcedo

Colaboradores de Solá contaron que entre 2003 y 2006 “Balcedo apareció haciendo lobby para que se autorice la colocación de tragamonedas en las agencias hípicas de la provincia”. Y que Solá le metió una denuncia penal por coerción que terminó durmiendo el sueño de los justos en la Justicia. “Algunos jueces provinciales no acompañan la lucha contra las mafias sindicales”, le contó Vidal a Solá, según comentaron fuentes gubernamentales a Clarín.

En ese momento, recordó Solá, los intereses de Balcedo por las tragamonedas -que también se usan para lavar dinero- iban junto con los del capitalista del juego Facundo Laffont conocido como “el lujanero”. Pero en mayo del 2003, el hijo de 14 años de Laffont fue secuestrado por una banda de profesionales y para lograr su rescate debió pagar casi un millón de dólares. Así terminó aquella sociedad de hecho de Balcedo con otro de los personajes que se cruzan en su historia.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS