[ad_1]

Con el paso de las horas aparecen testimonios que revelan cómo era el entramado de negocios ilegales de la UOCRA de Bahía Blanca, por la que detuvieron al jefe de la seccional, Humberto Monteros, y a otros diez miembros de la cúpula del sindicato.

Santiago Saldungaray, dueño de la constructora OMSA y uno de los denunciantes de Humberto Monteros, reveló que su empresa perdió un contrato por maniobras del gremio y que una firma vinculada al sindicato terminó quedándose con ese trabajo.

Mirá también

El abogado que fundó "Vatayón militante" defenderá a Morteros, jefe de la UOCRA Bahía Blanca

“Yo era proveedor de la termoeléctrica Guillermo Brown. Estaba por ganar un contrato e hicieron una denuncia de que teníamos un incumplimiento laboral. Me llama la empresa y me lo dice, le contesto que no es cierto. Voy al gremio a aclararlo. Esa discusión llevó 15 o 20 días. La empresa tenía que seguir trabajando y le adjudica al segundo, que era parte de este grupo (por la asociación ilícita encabezada por Monteros)”, explicó Saldungaray en declaraciones a FM Milenium.

Saldungaray describió que los empresarios de la zona sufrían “aprietes directos a cambio de paz social con el gremio, y también una competencia empresarial generada desde el gremio y desde una posición de poder comercial muy superior”.

Mirá también

Uno por uno, quiénes son los acusados de integrar la banda de Humberto Monteros, el jefe de la UOCRA de Bahía Blanca

“Esto empezó con cosas pequeñas, creció y se convirtió en un monstruo grande”, remarcó el empresario de Bahía Blanca. Y entró en detalles: “Dependiendo del caso era lo que se pedía. Lo básico era pedir una compensación económica a cambio de paz social, de evitar problemas y poder trabajar. Al final, ya tenían sus propias empresas. Presionaban para que se contrataran sus empresas para provisiones en una obra, ropa, catering, transporte. Así fue creciendo”, resumió Saldungaray.

Mirá también

El sindicalista Humberto Monteros y su provocador mensaje al quedar detenido: "Sigan peleando contra este Gobierno"

Monteros se negó a declarar ayer ante la Justicia. La misma actitud tuvo el resto de los diez detenidos.

Aún quedan tres personas prófugas involucradas en la asociación ilícita por la que fueron detenidos los ex integrantes de la conducción de la UOCRA de Bahía Blanca. En la causa se investigan delitos de asociación ilícita en concurso real por más de 30 hechos de extorsión.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS