Después de la audiencia realizada el viernes en la Cámara federal porteña de feria, este lunes la Sala estará en condiciones de decidir si confirma o revoca la decisión del juez Luis Rodríguez quien otorgó la prisión domiciliaria a Omar “Caballo” Suárez. Su abogado Carlos Broitman expuso ante los camaristas Leopoldo Bruglia y Eduardo Farah, de manera oral, los argumentos por los cuales su defendido “debe continuar con el beneficio obtenido”: cumple su prisión domiciliaria en Olivos, en la casa de su hija.

En este expediente, el Cuerpo Médico Forense determinó que Omar “Caballo” Suárez no necesita ser internado de urgencia en un centro hospitalario. Así lo había pedido el abogado del ex sindicalista con el argumento de que necesitaba que se le realicen una batería de estudios, entre ellos una gastro endoscopia y colonoscopia con sedación.

Mirá también

Jorge Triaca negó una "caza de brujas" del Gobierno contra sindicalistas: "No queremos prácticas mafiosas y extorsionadoras"

La sala de feria escuchó durante más de una hora y media los argumentos de Broitman que según pudo saber Clarín, sostuvo que “el fiscal (Gerardo) Pollicita se apartó de lo que expresan las piezas procesales respecto a los legajos de salud”, y señaló que en los mismos “se señaló que hubo un sistemático incumplimiento a lo ordenado por el Cuerpo Médico Forense en cuanto a su rehabilitación”.

Suárez fue examinado por sus médicos la semana pasada en la casa de su hija, en Olivos, donde cumple la prisión domiciliaria otorgada por el juez Luis Rodríguez. La familia espera aún que se le realicen más estudios y consideran que no debe volver al Penal de Marcos Paz. “No puede resistir ninguna asistencia ahí”, señalaron.

Desde el Gobierno sostienen, sin embargo, que el Caballo Suárez “recibió y puede recibir toda la asistencia médica necesaria dentro del servicio penitenciario”.

Mirá también

Detienen al jefe de la UOCRA de Bahía Blanca con bolsas de billetes, armas y droga

Es justamente, lo que los camaristas Farah y Bruglia deben determinar: si el ex titular del SOMU (navieros) debe regresar al penal de Marcos Paz donde ingresó en septiembre de 2016, o si continuará con el beneficio de la prisión domiciliaria que además, está restringida: tiene colocada una tobillera electrónica que se ajustó para que anuncie cada vez que Suárez quiera salir de la casa. Tiene custodia las 24 horas de la Prefectura Naval.

El viernes se realizó la audiencia y los camaristas deberán decidir durante el transcurso de el lunes, ya que el martes se modifica la composición de la sala de feria. Quedará conformada por los jueces Martín Irurzun y Jorge Ballestero.

Según fuentes judiciales, los argumentos expuestos no habrían sido suficientes para confirmar la prisión domiciliaria. Pero la decisión final se tomará en el último día de la sala de feria integrada por Farah y Bruglia.

Mirá también

Luis Barrionuevo: "De la Rúa y Alfonsín atacaron a los sindicatos y no terminaron su mandato"

El “Caballo” estaba en la cárcel desde septiembre de 2016; lo acusan, entre otras cosas, de extorsionar a empresarios marítimos y de fraudes millonarios con su gremio, además de ser jefe y organizador de una asociación ilícita.

Según su informe médico, Suárez es un paciente “hipertenso, con sobrepeso, hemiparesia braquiocrural, hemorroides externas y limitación funcional secuelar de codo izquierdo”.

Mirá también

Uno por uno, los sindicalistas detenidos e investigados por la Justicia

en el último informe, el ex sindicalista “se encuentra clínicamente compensado, sin evidencia de sangrados activos ni patologías físicas agudas en evolución”.

Por eso, el cuerpo médico forense concluyó: “No surgen evidencias al momento presente que el mismo requiera de una internación de urgencia en un centro hospitalario”.



Fuente