En la Argentina la inflación se explica, básicamente, por 1) inercia, 2) suba de salarios y 3) dólar. Esto lo dicen desde Roberto Frenkel hasta Nicolás Dujovne, al menos cuando este último se desempeñaba como economista del sector privado. Si ese ‘arrastre’ es lo que sucedió con los salarios y el tipo de cambio en el pasado, la inflación mensual se explica más o menos en un 60% por salarios y 40% por el dólar. Aclaración: nada de esto incluye el impacto de las tarifas o aumentos estacionales que, como se vio en diciembre pasado, presionan en el corto plazo.

Mirá también

El Gobierno quiere cerrar las paritarias en 15% y archivar la cláusula gatillo

Lo cierto es que los precios en la Argentina arrastran inercias. Muchas obedecen a normas preestablecidas, otras convalidan conductas o reclamos de la coyuntura. Algunos, ahora, hablan también de un fenómeno ‘cultural’. El dato concreto es que el 70% del gasto público son salarios, jubilaciones y planes sociales que hoy están indexados. Y hay más: ahora el riesgo es que el ajuste trimestral de los haberes jubilatorios se viralice a otras negocaciones, tras el 3,1% del IPC de diciembre.

Mirá también

Los gremios reclamarán que siga la actualización automática

¿Y entonces? ¿qué hace ahora el Gobierno? Cerca del Presidente, en el Banco Central, en el mercado y hasta economistas independientes coinciden: la paritaria es la clave del año. “Hay que continuar con el ajuste de tarifas, va a ser penoso -dice Frenkel a Clarín-, pero complementarlo con un acuerdo de salarios; no caer en la indexación trimestral”.

Otro economista también se refirió a la inercia y la actitud que debiera tomar el oficialismo. “Hay que rogar que el Gobierno no indexe con mucha cláusula gatillo, cometiendo los errores groseros indexatorios que hizo con las tarifas y con el acortamiento trimestral del ajuste jubilatorio”, le dijo Fernando Navajas al diario El Economista.

Macri tratará de influir para que los salarios se ajusten por la meta de 15%. Esta tarea habría sido imposible si el objetivo era 10%. Esa modificación ayudó. De todas maneras, en el Banco Central piensan que, tras la modificación del 28 de diciembre, alinear las paritarias con el 15% es la clave para explicar qué pasará con la inflación este año. Máxime si tienen que bajar más la tasa de interés y mirar la inflación núcleo por el espejo.

Los renombrados Pactos de la Moncloa en España fueron, en parte, un acuerdo del Gobierno con los gremios para bajar una inflación que estaba en 26%, el misno nivel que Argentina hoy. Y en Chile, que empezó con una reducción inflacionaria a partir de 26% en 1990, la clave fue que los salarios pasaron a ajustarse según la inflación esperada y no la pasada. Todos miran a Jorge Triaca.



Fuente