Así lo hizo saber Fabián Taborda, gerente de Misión Paraná, concesionarios del servicio de lanchas entre Posadas y Encarnación.

Taborda aseguró que la empresa está lista para comenzar a operar aunque pidió resolver algunos temas que en su momento, no pudieron ser solucionados, como la logística terrestre y el horario en el que podían operar.

La empresa cuenta con dos embarcaciones con capacidad para trasladar a 120 pasajeros, que fueron adquiridas especialmente para unir Posadas y Encarnación atravesando el río Paraná.

“Hay una normativa dentro de la Aduana argentina que cobra una tasa extraordinaria si se hace el cruce después de las 18 y lo mismo pasa los feriados, sábados y domingos”, aseguró y agregó que en otros cruces, con mucho menor movimiento que el que podría tener Posadas, no se paga esa tasa.

En cuanto al problema de traslado terrestre, Taborda recordó que la lancha bajaba a los pasajeros en una zona muy retirada del centro de Encarnación y del Circuito Comercial, por lo que habían firmado un convenio con una empresa de transportes de Encarnación para el traslado de los pasajeros.