Apenas había amanecido cuando el cabo 1° Sergio Páez González (43), que manejaba el patrullero por las calles del centro tucumano, y su compañero, el sargento Cristian Peralta (37), recibieron el alerta. Un llamado al 911 advertía sobre un posible caso de violencia dentro de una Toyota Hilux en el Parque 9 de Julio. Cuando los suboficiales se acercaron a la camioneta fueron atacados a balazos. Para el comisario José Díaz, jefe de la Policía de Tucumán, “los ejecutaron”.

El caso conmociona a Tucumán y la búsqueda del conductor que se dio a la fuga tras asesinar a los dos policías es prioridad para las fuerzas de seguridad de la provincia.

Tucumán. Parque 9 de Julio, donde fueron asesinados dos policías. (Fotorreporter)

Los investigadores sospechan que Páez González fue quien se acercó a la camioneta denunciada al 911 y que el ataque sorpresivo no le dio tiempo a nada: recibió cuatro tiros y murió en el acto.

Peralta, quien hacía poco se había convertido en padre por segunda vez y era pareja de una agente de policía, fue herido de gravedad de dos balazos pero falleció cuando era trasladado de urgencia al Hospital Padilla.

El sargento Cristian Peralta tenía 37 años y había formado una familia con otra policía tucumana. Lo mataron de dos balazos. (Facebook)

Todo comenzó cuando los dos policías que patrullaban el centro de San Miguel de Tucumán respondieron a un alerta del 911: la denuncia hablaba de un caso de violencia dentro de una Toyota Hilux gris con vidrios polarizados, a pocos metros de la Casa del Obispo Colombres, sobre una de las calles internas del Parque 9 de Julio.

Cuando los policías se acercaron a la camioneta para averiguar qué sucedía una ráfaga de balas desde el interior del vehículo los sorprendió. Tras el ataque, el conductor huyó del lugar y, si bien un testigo dio datos del autor del doble crimen, no lo habían podido identificar. Mientras, se analizan los videos registrados por las cámaras de seguridad de la zona.

Tucumán. El cabo Sergio Páez González tenía 43 años. (Fotorreporter)

Según el jefe policial Díaz, “son varias las vainas halladas en el lugar” y aclaró que hasta ahora no surgió ninguna hipótesis concreta sobre lo ocurrido; y consideró: “Fueron ejecutados” con un arma de “alto calibre”.

Tras conocerse la noticia, familiares de los policías asesinados llegaron hasta la guardia del Hospital Padilla y la primera esposa de Peralta, que se identificó como María Eugenia, comentó a LV12 de Tucumán que “los acribillaron”.

Según la mujer, Peralta “era una excelente persona que estaba dispuesta a dar la vida por la Policía”, y recordó que ingresó con 18 años a la Fuerza, donde se desempeñó en el Cuerpo de Infantería hasta que “el año pasado lo trasladaron al 911”.



Fuente