Un policía bonaerense murió tras ser baleado por un hombre que se atrincheró en su casa en medio de una pelea familiar. El autor de los disparos también fue herido en el enfrentamiento y falleció.

El tiroteo se registró este martes en la localidad bonaerense de Zárate. El sargento Diego Orlando Auce (38) llegó hasta ese lugar luego de que un llamado al 911 alertara sobre una pelea entre un hombre de 53 años y su hijo, de 27.

Mirá también

Crimen del policía en San Pedro: el ladrón que escapó estuvo preso 10 años por matar a un suboficial de la Bonaerense

Según la reconstrucción realizada por los investigadores, el joven fue agredido con un cuchillo y logró desarmar a su padre, identificado como Hugo Rubín. Luego fue a la terraza y desde allí llamó a la Policía.

Los agentes que llegaron al lugar intentaron comunicarse con Rubín, quien realizó algunos disparos y se atrincheró. Ante esa reacción, los policías solicitaron la intervención del Grupo de Apoyo Departamental (GAD), que decidió entrar a la casa.

Mirá también

Detienen a un menor de 16 años por matar al jefe de la Policía Local de Ensenada

“El sospechoso forcejeó y logró colar el arma por debajo del escudo y allí efectuó los disparos, uno de los cuales le dio al sargento en la ingle y afectó la arteria femoral causando una gran hemorragia”,

El agente fue trasladado de urgencia a un hospital de la zona y luego derivado al Centro Médico Fitz Roy, en el barrio porteño de Villa Crespo, donde murió esta madrugada.

“Se pudo realizar el trasladado desde el hospital de Zárate, pero su estado era muy grave por la cantidad de sangre que había perdido. No pudieron compensarlo y falleció”, confirmó a Télam una fuente judicial.

Mirá también

Asesinaron a un comisario cuando intentó detener a un peligroso pirata del asfalto

El dueño de la casa murió en el enfrentamiento con los policías. Al lado de su cuerpo encontraron dos pistolas calibres .22 y 9 milímetros, mientras que dentro de la casa hallaron algunas escopetas. Sus vecinos denunciaron que tenía varios antecedentes de violencia en el barrio.

Verano caliente

El sargento Auce -conocido por sus compañeros como “Perro”- fue el tercer agente de la Bonaerense asesinado en lo que va del año.

El 12 de enero, el subcomisario Carlos Rupchienski (42) murió al tirotearse con ladrones que intentaron robarle el auto en el que circulaba con una compañera de la Fuerza, en Florencio Varela.

El 25 de enero, el oficial Nelson Javier Lillo (27) fue asesinado de un balazo cuando quiso evitar el robo de un camión cometido por dos motochorros, uno de los cuales también murió tras un tiroteo, en San Pedro



Fuente