La colocación de préstamos hipotecarios ajustados por la Unidad de Valor Adquisitivo (UVA) sigue creciendo en todo el país. Pero el exponencial aumento del dólar y la inflación genera inquietuden quienes accedieron al crédito.

Según el informe monetario de febrero del Banco Central (BCRA), reproducido por el Cronista Comercial, los préstamos hipotecarios registraron un incremento mensual de 7,6%, o 10.200 millones de pesos, por lo que acumularon en los últimos doce meses un crecimiento de 128,6%.

En tanto, el aumento promedio mensual desestacionalizado es 7,2% en los últimos siete meses.

Desde el lanzamiento, en mayo de 2016, ya se otorgaron casi 75.000 millones pesos de préstamos hipotecarios ajustados por UVA, pero fue en 2017 que se dio el boom con 54.300 millones de pesos.

Los temores
Para saber si el aumento del dólar podría afectar a los tomadores de créditos, fue consultado el investigador en jefe de Ieral, el economista Gerardo Alonso Schwarz.
“No debería afectar en forma directa los créditos y cuotas de créditos UVA”, consideró Schwarz.

Aunque observó que “lo que sí puede afectar es si el incremento del dólar se traslada a los precios y de allí a la construcción, entonces ese valor de UVA va a crecer y por lo tanto, podría ser el principal riesgo” para los tomadores de créditos.

Lo que sucede es que los créditos UVA se ajustan por los costos de construcción.

Es decir, de aumentar este último rubro, ello podría provocar modificaciones.

“Hasta el momento no ha sucedido, así que no deberíamos preocuparnos”, dijo en declaraciones brindadas ayer en Acá te lo contamos de Radioactiva 100.7.

Para tener en cuenta
El acceso, la inflación, el tipo de cambio, las tasas de interés y los salarios son algunas de las condiciones a las que hay que prestar atención a la hora de tomar un crédito UVA, detalló en forma reciente el diario La Nación al abordar este tipo de créditos, que se ajusta por Unidades de Valor Adquisitivo y cuenta con algunos beneficios y otras cuestiones a tener en cuenta.

Lo primero a saber de los créditos UVA es que es un crédito ajustable, es decir, que se ajustará tanto la cuota y el capital por la unidad que evoluciona en forma similar a la inflación.

Este tipo de crédito se compone por una tasa que varía entre 6 y 10%, según el banco más el ajuste de las cuotas correspondiente al índice inflacionario. Además, las cuotas no pueden superar el 25% de los ingresos del tomador.

La accesibilidad

En general, los especialistas coinciden en que la principal ventaja es la accesibilidad para tomar el crédito.

Federico González Rouco, asesor en la Secretaría de Coordinación de Políticas Públicas de la Jefatura de Gabinete, opinó que la principal ventaja es que “después de muchos años la discusión si sacar o no vuelve a ser factible para mucha gente”, sobre todo para “familias de clase media que tienen ingresos de entre 20.000 y 60.000”, reflejó el diario La Nación.

Los créditos a tasa fija, en cambio, requieren ingresos mayores a esos montos, con lo que la posibilidad de ingreso es más difícil.

Para evitar que los beneficiarios queden atrapados, desde la Nación ven con buenos ojos la posibilidad de blindar estos créditos ya otorgados. Será tema de debate en el Parlamento.

Las diferencias 
A diferencia de un crédito hipotecario tradicional, las cuotas se expresarán en UVA y lo que se deberá abonar, será el equivalente en pesos al valor de la UVA al momento del vencimiento de cada cuota, explican desde el Banco de la Nación.

Además, en los préstamos en UVA, la cuota se mantiene siempre como una porción estable de los ingresos, y al estar ajustado por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), la cuota inicial resulta mucho más baja que en un crédito convencional. El sistema tuvo alta aceptación y se registró alta demanda para compra o cambio de vivienda. El monto máximo es hasta 3.078.000 pesos, limitado a que el valor de compra o tasación de la vivienda, de ambos el mayor, no exceda los 3.847.500. Monto mínimo: 250.000 pesos.

Proyecto de ley será debatido en la Cámara de Diputados 
El oficialismo abrirá la discusión de la agenda parlamentaria con un proyecto del diputado Marco Lavagna para blindar los créditos hipotecarios otorgados en Unidades de Valor Adquisitivo (UVA) o en Unidades de Vivienda (UVI).

El proyecto del legislador massista contempla la creación del “Programa de Protección frente a los Descalces entre la Inflación y los Salarios para los Deudores de Créditos Hipotecarios” por el lapso de 30 años desde la promulgación de la ley, y la activación de un “Fondo Fiduciario de Compensación Hipotecaria”, según un informe de Ámbito Financiero.

Además, se considera el nacimiento de un “swap de coeficiente de indexación” para actualizar el monto en pesos de las cuotas de quienes se adhieran al programa.
Ese índice “tomará como base al valor del coeficiente o unidad de actualización original del crédito correspondiente al día de la última cuota cancelada previo al ingreso al programa”.

Por otra parte, dicho valor “se actualizará mensualmente con el Coeficiente de Variación Salarial (CVS) que publica el Indec, y la cifra en pesos de la cuota resultante de aplicar “nunca podrá superar en más de 5% al valor en pesos de la cuota ajustada por el coeficiente o unidad de actualización original”. Son aspectos a ser debatidos, por los diputados de la Nación.

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS