[ad_1]

Por Juan Raggio

Especial para Clarín Rural​

Si pudiéramos medir los kilogramos de maquinaria necesarios para producir determinado peso de alimentos, fibras y bienes para la humanidad, el resultado nos mostraría un número que se ha ido rediciendo a través del tiempo. Pero las máquinas ¿son más livianas hoy que hace 20 años? Depende de cual tipo de máquina tengamos en cuenta, pero si hablamos de productividad, que de eso se trata, los “fierros” son mucho más productivos, ágiles rápidos y ciertos aspectos más livianos hoy que en el pasado. Y cuanto más lejos nos vayamos en el tiempo, más grande es la diferencia. Ello nos permite producir más consumiendo menos energía, al menos por kg de producto logrado. Aumentó la eficiencia, realmente.

Y eso se ha logrado con avances y mejoras de los cuales muchos estarán a la vista en Expoagro. Como en el caso de los tractores, que tienen sus cajas de cambio sin escalonamiento, es decir que se manejan como el volumen de la radio, giramos la perilla y escuchamos más alto. En el tractor giramos la perilla – o apretamos una tecla- y vamos cada vez más rápido sin hacer cambios de marcha.

Al final del día los minutos u horas que le sacamos de ventaja a un tractor con cambios, es productividad. Pero las transmisiones sin cambios son solo un aspecto en los tractores. Otro, son los neumáticos radiales, que con menos peso tienen mejor tracción, patinan menos, y entregan más caballos en la barra de tiro, consumiendo menos gasoil.

Un avezado operador puede imaginarse la cantidad de combustible que quemaría un tractor de hace solo 20 años para hacer lo que hace un tractor moderno, no solo por las transmisiones y los neumáticos, sino por las numerosas mejoras en la inyección, en el escape, en el tratamiento de los gases, para mencionar solo algunos.

Y, hay más. Aparecieron tractores los autónomos. Ya en los 90 New Holland mostraba un “tractor robot” con ojos, que arrastraba una cortadora de forraje, “sin operador” de manera perfecta sin superposiciones en el lote. Ahora ya aparecen estos autónomos más cerca del usuario como el Case del año pasado, y los New Holland de este año que son menos experimentales, más reales y el operador sigue presente salvo que precisa otros conocimientos para operar estos equipos.

Otros tractores con avances notables en Expoagro serán Valtra, Case, Massey Ferguson, Claas y Pauny. Los tractores John Deere estarán festejando que el gigante de la maquinaria cumple 60 años fabricando en la Argentina, y promete mostrar varias cosas de gran atracción para conmemorar tan importante fecha.

Asimismo, la evolución que veremos en las sembradoras como Apache y las Crucianelli, no será menos espectacular. Como ejemplo mencionamos los dosificadores monograno de accionamiento eléctrico que ahorran tiempo y energía (de puesta a punto), ahorran kg de fierro (con menos cadenas y cajas de cambio), y ahorran aceite lubricante. Pero todo eso es lo de menos. El detalle es que son mucho más precisas, sin rueda motriz que patine y afecte la densidad de siembra; distribuyendo semilla con densidades de siembra diferentes por cuerpo (en caso necesario) y con ello dejar de sembrar por hilera para salir de las parcelas al sesgo, sin serruchar las cabeceras.

Además, los pilotos automáticos y navegadores permiten dejar de lado los marcadores mecánicos, con lo cual se gana en tiempo porque no se rompen los brazos de los marcadores, (que ya no están) y se entra y sale en cada maquinada de manera más ágil y rápida. Cambiar la densidad de siembra sin detener el avance del tractor es otro de los beneficios, y paramos porque si no se nos irá todo este espacio en sembradoras. Otras sembradoras para ver con estas características y otras por el estilo serán Fabimag, Víctor Juri, Tanzi, Pla y Achilli Di Batista.

En el rubro pulverizadoras, en Metalfor exhibirán un equipo autopropulsado que responde a los principios de las buenas prácticas con elementos y detalles constructivos que aceleran la limpieza del circuito y del depósito. Asimismo el re aprovisionamiento del depósito es rápido bajando los tiempos de trabajo indirecto. Su computadora comanda numerosas secciones de corte del barral, llegando a cortar por pico, haciendo como en el caso de las sembradoras, salidas de lote o bien bordeo de obstáculos con mucho menos desperdicio de agroquímicos, con menor costo y menor contaminación.

El piloto automático y banderillero Trimble CFX 750 – Field IQ, que equipa a la Metalfor, ofrece una pantalla de guía multifuncional con prestaciones de agricultura de precisión claves, como la de monitorear y registrar información del lote por pico y en tiempo real.

El sistema Field IQ, que no es más que un sistema para el control de insumos en agricultura, es integrado al piloto automático y permite el control de aplicación de dosis variable, además del conteo de semillas en la siembra. La transferencia inalámbrica de datos desde el campo a la oficina es otra habilidad del equipo.

El Weed Seecker será otro elemento para el análisis en la misma pulverizadora. Controla malezas con una baja de costos de hasta el 80%, al leer el verde de las mismas en los rastrojos, y suspender la dosificación cuando la misma no es necesaria. Para no dejar de ver serán la pulverizadora nueva de New Holland, y la nueva de Jacto, con altas capacidades de trabajo, que permiten bajar notablemente la amortización del equipo.

En el tema fertilizadoras esparcidoras, también habrá novedades para considerar, como las unidades bi disco con paletas, de alta precisión en la distribución con anchos de trabajo que superan los 30 m de acuerdo a la topografía del terreno, el viento y las características de los granulados distribuidos. Habrá unidades para observar con transmisiones electro hidráulicas, como las Metalfor o Tanzi, que permiten la dosificación en dosis variable con control a distancia en tiempo real.

En cosecha habrá importantes novedades, como las arroceras de Case, con su rotor de flujo axial preparado específicamente para el arroz. En el caso de Claas, se verán las híbridas sobre orugas de goma, con equipos de control total electrónico, que permite poner a punto la máquina en pocos minutos.

En el tema forrajes, se difunden las rotoenfardadoras que reducen significativamente el tiempo de confección del rollo con atadores de 4 hilos y rampas de descarga del rollo como es el caso de la roto de Mainero. También de a poco el productor va aceptando los beneficios de cortar la fibra larga, envolver el rollo con red a fin de entregarlo al mixer con menor gasto de gasoil. En el caso de las picadoras de forraje, se podrá ver el modelo Jaguar de Claas, con el procesador de granos especial que ayuda a la digestibilidad del forraje por parte del animal.

Hasta aquí se han mencionado algunos de los equipos que permiten ver la tendencia en maquinaria ocurrida en los últimos años, que ha aumentado y aumenta su productividad, no solo con mayores dimensiones, sino con avances que reducen los tiempos de puesta punto y entonces aumentan el tiempo disponible para el trabajo. Asimismo son importantes los automatismos, que ayudan a la reducción de los tiempos de puesta a punto, y aumenta la precisión en las tareas. Ello los hace más rentables, con mayores posibilidades de ser amortizados generando mayor sustentabilidad en el negocio del campo.

[ad_2]

Fuente