[ad_1]

Querían armar su propio servicio de inteligencia y pidieron presupuestos por una base satelital, cuatro blindados y drones por cinco millones de dólares. Para avanzar en las negociaciones, uno de los interesados se hizo pasar como funcionario de la Presidencia. Pero la empresa sospechó y ahora los tres compradores terminaron detenidos.

El sospechoso fue detenido en Almagro.

El falso funcionario de Casa Rosada cayó hoy en su departamento, ubicado en Sarmiento al 4100, en Almagro, tras un allanamiento ordenado por el juez Rodolfo Canicoba Corral. Allí fueron a buscarlo agentes de la División Operaciones del Departamento Seguridad de Estado de la Policía Federal.

El hombre tiene 46 años y en su poder tenía uniformes policiales, credenciales truchas de funcionario público, libre tránsito y estacionamiento.

La trama comenzó a develarse en julio, cuando una empresa que comercializa equipos de alta tecnología para fuerzas de seguridad y de inteligencia manifestó que tres hombres, entre ellos uno que se presentaba como funcionario del Poder Ejecutivo, se presentaron en sus oficinas para comprar equipos para espionaje, según informó Télam.

El ascusado usaba credenciales truchas.

En concreto, los presuntos clientes querían adquirir una base satelital operativa, cuatro vehículos blindados y drones por un monto superior a los 5 millones de dólares.

Las conversaciones avanzaban, pero en la empresa no podían comprobar con certeza que el hombre que se presentó como funcionario realmente lo sea. Por lo que desde el comercio decidieron suspender la venta e hicieron una denuncia ante la Justicia.

Agentes de la Policía Federal siguieron los rastros de los sospechosos durante meses, hasta que ayer, por orden del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 6 a cargo de Rodolfo Canicoba Corral, allanaron la casa del falso funcionario. Allí encontraron y decomisaron las credenciales apócrifas de funcionario, como también permisos de libre tránsito y estacionamiento.

El sospechoso también tenía en su poder uniformes de la PFA y de la Policía de la Ciudad, sellos del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y demás elementos de interés para la causa.

El detenido y los elementos secuestrados quedaron a disposición del magistrado interventor en causa caratulada como “averiguación de ilícito”. Todavía no se sabe para qué querían los equipos de espionaje.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS