El presidente Macri sacudió la escena política de la región y la provincia en su último paso por Misiones. Su visita fue inusual tanto por la extensión de su estadía cuanto por la cantidad e intensidad de actividades en las que participó. El resultado fue un cúmulo de compromisos concretos referidos a temas de enorme interés para la provincia, la apertura o continuidad de líneas de trabajo con objetivos por demás ambiciosos y una serie de definiciones políticas muy claras.

Como conclusiones generales, Macri dejó en claro que la forestoindustria y el turismo son los sectores de la economía misionera en los que el Gobierno nacional tiene más expectativas. En el plano político, quedó en evidencia la plena vigencia del compromiso de mutua gobernabilidad que sostienen los gobiernos provincial y nacional y el propio presidente se lo recordó a los dirigentes de Cambiemos durante una cena el jueves.

En ese contexto, remarcó que los legisladores nacionales misioneros de la Renovación cumplieron con los compromisos asumidos aun cuando las papas quemaban. Recordó la accidentada votación de la Reforma Previsional, cuando los misioneros cumplieron con la palabra empeñada mientras los legisladores de otras provincias “jugaron sucio”. Se ocupó de enfatizar a la propia tropa que el apoyo de la Renovación misionera en el Congreso seguirá siendo una pieza necesaria para “continuar con las profundas transformaciones del país” y exigió a los diputados provinciales de Cambiemos que paguen al gobierno de Passalacqua con la misma moneda.

“Con el Gobierno de Misiones y especialmente con Hugo Passalacqua tenemos un acuerdo de alta política que nos interesa mantener, espero que todos nuestros diputados provinciales estén a la altura de las circunstancias y no antepongan pretensiones personales por sobre el proyecto nacional que estamos construyendo”, dijo durante la reunión de la Mesa Provincial de Cambiemos.

La visita a Iguazú, de la que participaron los gobernadores de Entre Ríos, Gustavo Bordet; de Corrientes, Gustavo Valdés; de Chaco, Domingo Peppo, y de Formosa, Gildo Insfrán, permitió reconfigurar el mapa político del país. Que Macri haya elegido Misiones para reunirse con todos los gobernadores de la región, que se haya quedado más de un día, que no haya tenido pruritos de manifestar públicamente su preferencia por esa provincia y su cercanía con Passalacqua aun ante la presencia de gobernadores de otras jurisdicciones y que haya asumido compromisos concretos ante pedidos de Misiones, evidenciaron la posición de protagonismo que reserva el Gobierno nacional para la tierra colorada.

Está claro que Ciudad y provincia de Buenos Aires seguirán siendo las prioridades para el Gobierno nacional, porque en esos territorios está la mayor parte de los votos y allí también se juega la suerte de Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, principales figuras del PRO después de Macri. Con Córdoba y Santa Fe se cierra el núcleo de “provincias centrales” que tienen la cantidad de electores suficientes para definir una elección nacional y que hacen pesar esa condición en todas las mesas de negociación.

Las otras 20 provincias que por sí solas no logran mover la aguja en términos electorales conforman un segundo grupo en el que Misiones ocupa un lugar de preferencia. Al no contar con un caudal considerable de electores estas administraciones deben valerse de cintura política a la hora de gestionar ante Nación. En ese plano, el Gobierno de Misiones supo escalar posiciones valiéndose de una estrategia de oposición constructiva y cordial y de una conducta de hierro para cumplir los compromisos asumidos. Lo reconoció el propio Macri durante una conferencia de prensa conjunta con los gobernadores el jueves último: “yo tengo que agradecerle a Hugo (Passalacqua) y al Gobierno de Misiones, porque desde el primer día hemos tenido una actitud inteligente, constructiva de cooperación”, resaltó.

Resultados concretos

Con esas premisas, Misiones logró construir una relación de cercanía y mutuo respeto con la Nación cuyos resultados se vieron esta semana. Tal vez como en ninguna otra visita presidencial en al menos 15 años, la del jueves y viernes dejó una serie de compromisos puntuales que dan respuesta directa a muchos de los planteos formulados desde Misiones, aunque también quedó en claro que en muchos aspectos la visión del Gobierno nacional difiere por completo de la que impera en Misiones.

Entre los compromisos concretos que hizo Macri se cuentan: cuadruplicar el (escaso) presupuesto destinado al pago de planes forestales, que los futuros aumentos de la energía se apliquen en un 50 por ciento en el NEA, agilizar las remesas del FET, habilitar corredores para el uso de bitrenes desde el Alto Paraná misionero hasta el puerto de Buenos Aires e incrementar la presencia de personal de Aduanas para acelerar el tránsito en los pasos fronterizos.

También se abrieron líneas de trabajo a mediano plazo, la mayoría de las cuales surgieron en las mesas sectoriales del turismo y la forestoindustria que se reunieron el jueves con presencia del presidente Macri y durante el prolongado encuentro que reunió el viernes a mandatorios y gabinetes de Misiones y la Nación.

En lo referente al turismo, el presidente afirmó que hará las gestiones necesarias para que Puerto Iguazú reciba vuelos directos desde Europa y se convierta en una de las puertas de entrada al país y reconoció que para elevar a ese estatus a la Ciudad de las Cataratas será necesario mejorar su infraestructura.

La remodelación del aeropuerto –que ya inició con la construcción de una nueva torre de control- será el primer hito, al que según lo anunciado por el presidente en reuniones con empresarios del sector se sumará la ampliación de la ruta que conecta al Parque Iguazú con el casco céntrico de la ciudad, la mejora de la infraestructura de agua potable y cloacas necesaria para ampliar la oferta hotelera y la venta de terrenos de la Nación para el desarrollo de inversiones privadas.

Otro de los compromisos asumidos por el Gobierno nacional con el sector turístico de Misiones tiene que ver con la firma de un convenio para la puesta en valor del parque del Moconá que incluirá un financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por más de 120 millones de dólares que va a aportar la Nación.

La agilización del tráfico de vehículos y de personas en las fronteras y la construcción de un nuevo puente con Brasil fueron otros objetivos con los que el presidente se comprometió a colaborar.

Para avanzar sobre todos esos puntos y definir un plan de modernización de la ciudad de Iguazú, la mesa de competitividad del turismo volverá a reunirse en 60 días y Macri aseguró que volverá a ser de la partida.

Madera y logística

Durante la tarde del jueves, Macri se reunió con los integrantes de la mesa de competitividad de la forestoindustria. En ese marco se comprometió a cuadruplicar los fondos previstos para el pago de planes en el marco de la ley de promoción de bosques cultivados (25.080).

De cumplirse lo prometido, la Nación destinaría este año 400 millones de pesos para aceitar la operatoria de la mencionada ley, lo que alcanzaría para saldar buena parte de la deuda de años anteriores, que solamente en Misiones asciende a unos 270 millones y que a escala nacional supera los 550 millones de pesos.

La deuda a la que hacen referencia los forestadores se fue acumulando con mayor velocidad en los últimos cuatro años porque la Nación fue remitiendo menos fondos a los necesarios para cumplir con todos los planes de forestación aprobados. La regularización de esas deudas implicaría una considerable inyección de fondos para el sector en Misiones.

A la hora de hablar de la prórroga de la Ley 25.080 que vence a fin de año, el presidente remarcó la necesidad de alcanzar una meta de plantación de 120 mil hectáreas anuales a efectos de llegar a las dos millones de hectáreas forestadas en el país y planteó la necesidad de avanzar en un modelo que también comprometa financiamiento de las provincias.

Uno de los reclamos centrales del sector forestoindustrial tiene que ver con los altos costos de logística que castigan al NEA y especialmente a Misiones por su lejanía respecto a los puertos. Para atender ese reclamo se acordó avanzar en dos objetivos: habilitar el uso de bitrenes y acelerar la puesta en marcha del puerto de Posadas.

Los bitrenes son camiones con mayor capacidad de carga cuyo uso permite reducir en hasta 20 por ciento el costo de transporte por carretera. Para permitir su uso es necesario adaptar algunas rutas y cumplir con diferentes pruebas técnicas. En la reunión de la mesa de la forestoindustria se acordó avanzar en la habilitación de un corredor que conecte el Alto Paraná misionero, donde se ubican las plantas pasteras y los principales aserraderos de la provincia, con el puerto de Buenos Aires.

Aumentos más leves de energía

En la reunión realizada el viernes con el gobernador Passalacqua y parte de su gabinete, Macri y su ministro de Energía José Aranguren dieron una respuesta favorable -aunque parcial- a uno de los reclamos más insistentes de los misioneros: una tarifa diferenciada de la energía eléctrica para compensar la falta de gas natural.

En ese aspecto, los funcionarios nacionales aclararon que continuarán con el camino de “sinceramiento de tarifas” en el marco del cual se autorizarán incrementos sucesivos en el precio mayorista nacional. Está previsto que la tarifa aumente alrededor de 40 por ciento en los próximos dos años en todo el país, pero para las provincias del NEA ese plazo se extenderá a cuatro años.

Eso quiere decir que en las próximas actualizaciones, a las provincias del NEA se aumentará la mitad que al resto del país, sin embargo en un plazo de cuatro años la tarifa mayorista volverá a equipararse en todo el país.

Visiones diferentes

Cuando se habla de mejorar la competitividad del sector privado y promover inversiones, los gobiernos nacional y de Misiones exhiben coincidencias que permiten arribar a acuerdos sin demasiados inconvenientes. Sin embargo las diferencias en las concepciones políticas de ambos gobiernos surgen cuando se discuten temas relacionados a la intervención del Estado en la economía.

Macri es un emergente del sector empresarial y de convicciones liberales en materia de economía, eso lo lleva a descreer de mecanismos de regulación de mercado impulsados por el Estado o por organizaciones de participación mixta.

De allí que el presidente entienda impropio que un organismo como el INYM se ocupe de regular los precios de la materia prima para la elaboración de yerba mate. A fines del año pasado Misiones Online publicó que Macri había instruido al ministro de Agroindustria que avanzara en la desregulación de los precios de la yerba, información que fue enfáticamente negada luego por funcionarios y legisladores misioneros de Cambiemos, pero confirmada el viernes por el propio Macri en la reunión ampliada con Passalacqua y su gabinete.

Según aseguró el ministro del Agro de Misiones, José Garay, y confirmaron otros ministros presentes en la reunión, Macri se manifestó expresamente a favor de la liberación de los precios de la hoja verde y la yerba canchada argumentando que “en el mundo no hay precios regulados” y que “está visto que eso no funciona”.

En ese punto, el propio gobernador Passalacqua y varios de sus ministros no dudaron en plantarse en la vereda opuesta al presidente y defendieron a rajatabla la regulación de precios en el mercado yerbatero. Recordaron que la desregulación impulsada en los 90 con la eliminación de la CRYM generó la crisis más grave que debió enfrentar ese sector.

Los dichos de Macri también provocaron molestias entre dirigentes locales de Cambiemos que no quieren ni pensar el costo político que deberían asumir si les tocara defender una medida tan impopular y resistida como una eventual desregulación yerbatera.

El Fondo Especial del Tabaco (FET) es otro de los puntos en los que la visión más liberal del gobierno de Cambiemos suele chocar con una concepción más solidaria de la economía que sostiene la renovación. Durante los últimos dos años, los fondos del FET llegaron a la provincia con demoras que en muchos casos resultaron inexplicables para los productores, teniendo en cuenta que los fondos que surgen de la recaudación de la venta de cigarrillos son de asignación específica, es decir que quedan en una cuenta especial y no se pueden usar para otra cosa.

Luego de insistentes reclamos por dichos atrasos –que generalmente son cubiertos con adelantos de la Provincia- la Nación se había comprometido el año pasado a instrumentar un mecanismo de pago automático que agilizaría la remesa de los fondos que van directamente a las cuentas de los productores. Varios meses después, ese mecanismo todavía no se instrumentó, pero según lo prometido el viernes por Macri en Puerto Iguazú, eso estaría a punto de cambiar.

De cumplirse lo afirmado por el presidente y su ministro Etchevehere, los alrededor de 13 mil productores tabacaleros de Misiones tendrían una solución definitiva para un problema que en los últimos dos años se convirtió en un calvario.

¿Artículo 10?

Las asimetrías internas y de frontera son otros problemas respecto de los cuales los gobernantes misioneros no suelen ponerse de acuerdo con sus pares nacionales.

De nuevo la visión del Gobierno nacional se asemeja más a lo que manda el manual del liberalismo según el cual los mejores resultados siempre se obtendrán dejando que el mercado actúe libremente.

De allí la reticencia de la administración nacional a darle algún contenido al artículo 10 de la Ley Pyme, que otorga al Ejecutivo atribuciones para otorgar beneficios fiscales a zonas de frontera en las que se verificaran asimetrías desfavorables y cuya inclusión en el proyecto fue celebrada por los legisladores nacionales de Cambiemos Luis Pastori y Alex Ziegler (MC) como un triunfo personal y como una prueba de la voluntad política atender el reclamo por las asimetrías.

El tema es de consulta obligada en cada visita de funcionarios nacionales, pese a ello, ante una consulta de Misiones Online en la conferencia de prensa del jueves, Macri admitió desconocer de qué trataba el artículo 10 de la Ley Pyme y debió salir a su auxilio el ministro del Interior Rogelio Frigerio.

Legisladores y funcionarios de Cambiemos siempre atribuyeron la inoperancia del mencionado artículo a una supuesta falta de reglamentación, pero cuando ese punto se tocó en la reunión con Passalacqua el viernes, desde el Gobierno nacional sorprendieron a los misioneros al afirmar que en realidad no hacía falta ninguna reglamentación para que el Ejecutivo adopte medidas puntuales amparado por dicha norma.

En esa tónica, los representantes del Gobierno nacional aseguraron que analizarán una medida compensatoria por la caída del ITC diferenciado y una modificación en la ley de zonas francas, a efectos de que provincias como Misiones que tienen fronteras extensas puedan tener más de una zona franca.

Apostillas

El pedido expreso de Macri a su tropa de otorgar gobernabilidad a Passalacqua y el hecho de exponer al misionero como ejemplo frente a los demás gobernadores, provocó insatisfacción en algunos dirigentes del ala radical de la alianza Cambiemos de Misiones, quienes entienden que una postura más confrontativa contra el Gobierno provincial sería más útil a los efectos de competir con más chances por la gobernación en 2019.

“Macri se muestra más cerca de Passalacqua que de nosotros”, se escuchó quejarse a un dirigente radical la noche del jueves, quien también cuestionó la escasa presencia de representantes del centenario partido en las mesas en las que se dieron debates de fondo sobre cuestiones estratégicas. La relación de amistad entre ambos mandatarios y las constantes expresiones públicas de Macri en favor del Gobierno de Misiones dejan cada vez más descolocados a algunos dirigentes de Cambiemos.

Llamó la atención la activa participación que tuvo en todas las reuniones el vicegobernador de Misiones, Oscar Herrera, quien se consolida como potencial heredero del sillón que hoy ocupa Passalacqua.

El presidente debió apegarse a un riguroso cronograma de horarios para poder cumplir con la intensa actividad que estaba prevista durante su paso por Misiones. Sólo a una actividad le dedicó más tiempo de lo previsto: una cena con una familia de Iguazú cuya extensión estaba estipulada en 40 minutos, pero terminó durando dos horas.