Al colectivero Leandro Alcaraz (26) lo mataron luego de una discusión por la tarjeta SUBE. Pero a un mes del crimen, todavía no está claro quién fue el pasajero que lo increpó. Por eso, ahora ofrecen una recompensa de hasta 500 mil pesos para quienes aporten datos sobre lo que ocurrió en el interno 103 de la línea 620. Este martes la familia de la víctima hizo una marcha en reclamo de justicia.

Familiares de Alcaraz hicieron una misa al cumplirse un mes del asesinato. (JUANO TESONE)

El crimen ocurrió cerca de las 18 del domingo 15 de abril, en la parada de Santiago Bueras y Concordia, en Virrey del Pino, partido de La Matanza. Aunque hay dos detenidos, los investigadores reconocen que “faltan elementos” y “hay más testigos que todavía no se presentaron”.

Uno de los detenidos es Jonathan Acevedo (18), alias “El Viejo”. Lo acusan de ser el autor material del crimen. “Tirale”, le habría ordenado el pasajero que discutió con Alcaraz.

Mirá también

"Soy el que mató al colectivero… pido perdón por haber matado por un boleto"

Varios testigos, algunos de identidad reservada, aseguran haberlo visto disparar desde el estribo del colectivo. También lo complica un video en el que confiesa haber matado al colectivero y pide “perdón”, en medio de burlas de otros presos de la comisaría de Ramos Mejía.

El otro acusado es Juan Alfonzo Gauto (24), de nacionalidad paraguaya. De acuerdo a la investigación, sería el que protagonizó la discusión y le pidió a Acevedo que le llevara “el fierro”.

El dolor de familiares y amigos de la víctima. (JUANO TESONE)

Fuentes del caso aseguraron a Clarín que sobre este punto se centran las dudas más fuertes. En las ruedas de reconocimiento, “El paragua”, como le dicen, fue señalado por tres testigos. Pero otros cinco no lo pudieron identificar.

Los investigadores reconocen que hay “miedo” entre los testigos. Lo mismo sostiene el abogado de la familia Alcaraz, Walter Fidalgo.

"Todos somos Leandro", fue el mensaje de los manifestantes. (JUANO TESONE)

Por eso, en los primeros días de la investigación, la Fiscalía General de La Matanza solicitó al Ministerio de Seguridad bonaerense que ofrezca una recompensa. Este martes el ministro Cristian Ritondo firmó la resolución que establece un monto de entre 300 mil y 500 mil pesos para quienes brinden información fehaciente que permita esclarecer el crimen.

“Creemos que la recompensa es la única manera de que se rompa el pacto de silencio. Todo el barrio tiene miedo”, dijo Nélida, la mamá de Leandro, durante la marcha que realizaron este martes sobre ruta 3, al cumplirse un mes del crimen.

Mirá también

Otro ataque a un colectivero de la línea 620, a 5 kilómetros del crimen de Alcaraz

Mientras esperan más testigos, los investigadores analizan la versión de Gauto, quien dice que la tarde del crimen estaba jugando un torneo de fútbol barrial. Como pruebas, presentó una nómina de los inscriptos y una foto de un partido.

Voceros del caso aseguran que las evidencias no son contundentes: la planilla pudo haber sido adulterada o Gauto pudo haberse anotado al certamen pero no necesariamente participó. En cuanto a la foto, la toma es de lejos y no se llega a distinguir con exactitud quiénes son los que aparecen, señaló una fuente con acceso al expediente.

Mirá también

Violencia sin freno en La Matanza: hubo ocho homicidios en nueve días

De todos modos, los investigadores mandaron el archivo original a peritar y comprobaron que la imagen fue tomada a las 16.27 de ese domingo.

Las dudas también complican a Gauto. Los investigadores comprobaron que “El paragua” había borrado varios mensajes de texto de su celular, según indicaron fuentes judiciales a Clarín. Al ser consultado sobre eso, dijo que era una práctica común para él. Una de las medidas que tomó el fiscal del caso Emilio Spatafora fue enviar a peritar el teléfono para ver qué había en los mensajes eliminados. Esos resultados llegarán en los próximos días.

Mirá también

Crimen del colectivero: una familia que buscaba escapar de la inseguridad y no pudo esquivar la tragedia

Una hipótesis que tienen los investigadores es que Acevedo era “soldadito” de una banda narco que opera en el barrio. En su declaración indagatoria, “El Viejo” y el menor que estuvo detenido por el caso habían acusado por el crimen a “dos paraguayos que venden droga en la zona”.

Los testigos coinciden en que el que discutió con Leandro arriba del colectivo tenía acento paraguayo. Una clave podría estar en ver si Acevedo -este miércoles el fiscal debe decidir si pide que siga detenido con prisión preventiva- y Gauto tenían una relación previa.

El menor recuperó su libertad cuando cayó detenido “El paragua”. Pero no quedó desvinculado al caso. Creen que acompañó a Acevedo hasta la parada de colectivos.



Fuente