Así lo informó el Secretario de Hacienda, Adolfo Safrán. El acuerdo con panaderos pone un techo de 50 pesos al precio del kilo de pan francés. Se aplicará en toda la provincia y alcanzaría a unos 400 comercios.

En ese marco, el acuerdo permitirá que las panaderías con un consumo mensual promedio de 10.000 kW reciban un subsidio de alrededor de 10.000 pesos en sus consumos eléctricos a cambio de sostener el valor del pan.

El programa se extenderá en principio durante 90 días y su continuidad después de ese plazo dependerá en gran medida del comportamiento del precio de la harina.

El Centro de Industriales Panaderos deberá enviar un listado de los comercios habilitados en el cual se especifique el número de conexión eléctrica de cada uno de ellos. Luego Hacienda remitirá ese listado a EMSA y a las cooperativas eléctricas del interior para que apliquen las bonificaciones acordadas en el programa y luego la Provincia controlará que las panaderías cumplan con los precios pactados.

“Es sólo para los que tienen habilitado el local como panadería exclusivamente, no así para los supermercados que tienen un anexo”, indicó Safrán, aunque adelantó que se estudia una solución específica para las grandes superficies.

Para finalizar, Safrán comentó que, los interesados, “la inscripción lo pueden hacer a lo largo del mes de junio y si la inscripción llega tarde, en el período del mes de julio, se le bonificará el consumo del mes anterior”.