Hartos, cansados, sin respuestas… Cargaron bronca, se unieron en un grupo de WhatsApp y pasaron de la intención a la acción, para darle espacio a esa mal llamada “justicia por mano propia”.

Ocurrió en un barrio de Moreno, en el conurbano bonaerense, precisamente en el Barrio Aguarevay. El apuntado por la muchedumbre fue Brian, cuya casa está sobre la calle Eberth, entre Almafuerte e Infanta Isabela.

“Son siempre los mismos motochorros: van en moto y en las paradas de colectivo se bajan dos, uno apunta a la víctima y el otro le roba todo a la víctima, mientras otro espera en la moto”, contó Alicia, una vecina del barrio, al diario Crónica.

La mujer agregó que uno de sus hijos sufrió el ataque de Brian y su banda el último domingo. “Son tres, viven ahí, los fuimos a buscar”, detalló.

Los móviles del Comando Moreno y Comando General Rodríguez llegaron hasta el lugar, donde las llamas ya ganaban espacio dentro de la precaria vivienda. Los policías intentaron calmar los ánimos, aunque también recibieron golpes y palazos de parte de los manifestantes.

Ante el clima, violento y tenso, decidieron llevarse al sospechoso. Dos patrullas fueron agredidas, con golpes en las puertas y parabrisas rotos. Un oficial también terminó golpeado y lastimado en su cabeza.

Respecto a la situación del menor, desde la UFI N° 6 del Departamento Moreno, la doctora Rebeca Patiño dispuso caratular el caso de Brian como “averiguación de ilícito” aunque al mismo tiempo decidió que quedara bajo la tutela de una hermana, mayor de edad, ante la ausencia de los padres.

Debido al incendio, a los daños y a las lesiones, intervino la UFI N° 3 de Moreno y dispuso que el hecho se investigue como “atentado a la autoridad e incendio”.



Fuente