Tres perros guardianes apostados en el jardín delantero de la vivienda del jefe de los Bomberos Voluntarios de Río Segundo, Córdoba, no fueron obstáculo para que tres ladrones robaran en la casa y se llevaran más de 300 mil pesos como botín.

Según publica el diario La Voz de Interior, todo sucedió el lunes pasado, entre las 14 y las 14.30, en la propiedad de Marcos Acosta, jefe de los Bomberos Voluntarios de Río Segundo, una localidad ubicada a 52 kilómetros al Sudeste de la capital cordobesa.

Mirá también

Entran a robar a una casa de Ranelagh y matan a una jubilada

Allí vive con su mujer, su hija y una nieta pero al momento del asalto no había nadie en la vivienda.

Los investigadores sospechan que los delincuentes drogaron a los perros, aunque uno de ellos también fue herido, porque no tuvieron mayores problemas para entrar. Es más, a 24 horas del robo, la familia Acosta notó que ninguno había vuelvo a comportarse de manera normal.

Adriana Isidori, mujer de Acosta, indicó que dos cámaras de seguridad de los vecinos lograron captar el momento del robo y ya está en poder de la Policía. “Se ve a una persona tratando de entrar a mi casa. Tarda más o menos un minuto y medio en hacerlo porque los perros no la dejaban pasar”, dijo la mujer en diálogo con La Voz.

Mirá también

Pólvora, mentiras y video, las claves del caso que complican a la abogada

Según se denunció, los ladrones se llevaron U$S 8.000, 50 mil pesos, dos notebooks, una cámara de fotos valuada en $ 40.000, un reloj, ropa y hasta una pistola. Un botín que supera holgadamente los 300 mil pesos.

No hay sospechoso ni detenidos y sólo se sabe que los ladrones huyeron de la propiedad, ubicada en Alem al 1500 en Río Segundo, en un Citroën C3 que había quedado estacionado a unos metros de la casa del jefe de Bomberos local.

Mirá también

Acusan de motochorro a un vecino y le prenden fuego la casa

Es más, fue el mismo jefe Acosta en primero en regresar a la vivienda, descubrir que todo revuelto y que los ladrones se habían llevado el dinero que había recibido como premio en efectivo de la Empresa Provincial de Energía de Córdoba, donde es empleado.

“Con ese dinero pensábamos cambiar el auto; parece que venían siguiendo nuestros movimientos”, sospechó Isidori. La plata en efectivo que se llevaron los ladrones estaba escondida en un placar.



Fuente