[ad_1]

La persecución recorrió 50 kilómetros. Se inició en Rosario y terminó en la localidad de Roldán. Iván Mafud manejaba un Fiat Marea que no tenía la patente trasera.

Cuando cinco móviles policiales lo alcanzarlo fue acribillado a balazos: de los 19 disparos efectuados seis impactaron en el cuerpo del joven de 26 años, padre de cuatro hijos y sin antecedentes delictivos.

La versión oficial habló de un enfrentamiento. Y de dos supuestos cómplices de Mafud que huyeron por un campo y de los que jamás se supo nada.

El Fiat Marea en el que iba Mafud cuando lo mataron.

Por el episodio, ocurrido el 8 de septiembre de 2014, fueron detenidos 15 policías. Se los acusó por el homicidio, por ocultar y falsear pruebas, e incluso por el hurto de elementos que estaban dentro del automóvil de la víctima: una sillita de bebé, un estéreo y 3 mil pesos.

El fiscal del caso había solicitado prisión perpetua para siete de los agentes, a los que señaló como responsables de los disparos mortales, diez años para otros dos y ocho años para los restantes seis.

Entre los acusados había un comisario principal, tres oficiales, dos suboficiales, un sargento y siete agentes, dos de ellas mujeres.

Mirá también

Piden perpetua para siete policías por matar a un joven y plantar pruebas falsas

Todos ellos pertenecían al Comando Radioeléctrico y a la Policía de Seguridad Vial.

Finalmente el caso se saldó este martes con un fallo en el que se dispusieron mínimas penas para los policías: a Matías Maidana se lo condenó a cuatro años de prisión efectiva por el delito de “homicidio cometido en exceso del deber”, mientras que otros tres recibieron un año de prisión condicional por falsedad ideológica. El resto fue absuelto.

La investigación determinó que no existió un enfrentamiento a balazos. Los policías, para justificar esa historia, balearon sus propios móviles. A Mafud le plantaron dos armas: una pistola Bersa calibre 22 y un revólver calibre 22 largo. Una fue colocada en las manos de la víctima.

“No son quince policías detenidos. Son quince asesinos que espero que se pudran en la cárcel. Jugaron al tiro al blanco con mi hijo”, había denunciado durante la investigación Enrique Mafud, padre del joven.

Mirá también

Policías detenidos en Rosario: "Son asesinos, por eso están donde están"

El hombre planteó desde el comienzo que los policías persiguieron a su hijo para reclamarle dinero por la ausencia de la patente trasera.

Otro oscuro episodio envolvió el caso Mafud. En junio de 2015 familiares del muchacho se presentaron en la Jefatura de policía para verificar el estado en el que se encontraba el automóvil en el que viajaba la víctima la madrugada que lo asesinaron.

Al observar su interior, la esposa encontró envoltorios con un kilo de marihuana y 300 gramos de cocaína listos para vender, elementos que no estaban en el momento del operativo inicial.

Se abrió un sumario administrativo: la sospecha es que personal policial utilizaba el rodado en desuso para ocultar droga.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS