[ad_1]

El narcoescándalo de Paraná entró este jueves en un nuevo capítulo. En un intento por tomar la iniciativa en el caso, el intendente Sergio Varisco (57) amplió su declaración indagatoria y sumó al polémico abogado Mariano Cúneo Libarona a su defensa.

El jefe comunal de Cambiemos está acusado de financiar el transporte y la comercialización de cocaína en Paraná y alrededores, a través de su vínculo con Daniel “Tavi” Celis, un puntero que está preso desde 2016. Varisco ya había declarado el 4 de junio ante el juez federal Leandro Ríos. El magistrado lo imputó, le restringió las salidas de su provincia y lo obligó a presentarse todos los viernes en los tribunales.

Mirá también

Escándalo en Paraná: imputan al intendente por financiar una banda narco y detienen a tres acusados

Con un complejo frente político y un quiebre dentro de la alianza Cambiemos, Varisco pidió ampliar su indagatoria. Por eso volvió a presentarse este jueves ante Ríos. “Conocimos los argumentos de la imputación en la primera audiencia. Es un expediente muy largo. Son seis meses de investigación y 4.000 fojas”, le dijo el jefe comunal Clarín. Y agregó: “Presentamos nuevos elementos y nuestra interpretación de los hechos. También ampliamos las respuestas a las preguntas que el juez me hizo en la primera indagatoria”. Según el ex diputado nacional por el radicalismo, “los elementos” que presentaron “demuestran” su “desvinculación con esta banda”.

Pero lo más resonante de la audiencia vino de parte de Cúneo Libarona, que en su debut en esta causa criticó el accionar de la Policía Federal en el caso y pidió que la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) se haga cargo de la investigación. El apellido ya es conocido en los Tribunales de la Ciudad, ya que hace cuatro años su estudio defendió al hijo de Miguel “Mameluco” Villalba, el narco que quiso ser intendente de San Martín, en una causa por un cargamento de marihuana en el norte entrerriano.

Mirá también

El intendente de Paraná se defiende en medio del escándalo narco: "Tengo la conciencia tranquila"

Tras la audiencia, Cúneo Libarona -con amplia experiencia en casos mediáticos (ver Perfil) – apuntó contra el trabajo de la Federal. “Yo creo que les pasó un elefante por delante y dijeron que era un león”, aseguró en diálogo con Clarín. Esa Fuerza estuvo a cargo de los allanamientos en los que se secuestró cocaína, dinero y dos cuadernos en los que aparecen el nombre del intendente y sus funcionarios, acompañados por cifras.

Por eso, la defensa de Varisco solicitó la intervención de la AFI. “La ex SIDE es la única que más o menos da pie con bola en la inteligencia. Todos los jueces de Buenos Aires la convocan en las causas narco. Más claro que ellos nadie lo puede descubrir. Que descubran esto. Que venga a ver quién es quién, que analicen las escuchas, a Celis, a Varisco. Un narco no dice que pongan a la AFI. Acá estamos aportando escuchas nosotros. Hay otras personas involucradas”, argumentó Cúneo.Según el abogado, esas conversaciones ya forman parte del expediente y no se les había dado la “debida interpretación”.

Cúneo también deslizó críticas hacia el juez Ríos. “La imputación es muy genérica e indefinida. Mencionan hechos y lo que se hizo hoy fue aclarar todo lo de la primera indagatoria, aportando pruebas que verifican o descartan esos hechos”, dijo.

Mirá también

La Justicia sospecha que el intendente de Paraná compró un kilo de cocaína

En ese sentido, desde la defensa no dieron detalles de esos elementos pero sí ejemplos. “En las escuchas aparece una señora y no tiene nada que ver con esta historia. Nosotros aportamos un certificado médico de que esa mujer es incapaz mental; también se habla de una reunión con la señora de Celis (Lemos) y funcionarios en tal lugar. Y Varisco acreditó con testigos y fotos que a esa hora estaba camino a Concordia con diputados”, dijo el defensor del intendente. Sobre los audios en los que se habla de dinero, Cúneo explicó que “eran para asados y reuniones de la política que incluyen a dirigentes nacionales” y son “aportes de los sueldos”.

Varisco está sospechado por sus vínculos con Celis, un puntero que está preso por un robo -que habría sido para cobrarse una deuda por un cargamento de droga- y procesado por liderar una banda que distribuía marihuana en camiones de basura en Paraná y sus alrededores. Al “Tavi” también lo acusan de dirigir, desde la cárcel, un negocio ilegal de venta de cocaína en la capital entrerriana que fue descubierto por un celular que tenía en su celda.

Varisco y "Tavi" Celis, juntos en una foto.

Luego de varios meses de investigación, el juez Ríos comprobó que Celis había montado un nuevo negocio ilegal desde la cárcel. La investigación derivó en un allanamiento el 3 de mayo en la casa de Luciana Lemos, pareja de “Tavi”. La Policía encontró 3,5 kilos de cocaína, dinero y el cuaderno en el que aparece el apellido de Varisco junto al de la subsecretaria de Seguridad Griselda Bordeira, el concejal Pablo Hernández (Cambiemos) y “Gainza”, que se referiría a Ernesto Ramón González, alias “Gonza”. Los dos primeros están detenidos.

Para la defensa de Varisco, las anotaciones tienen que ver con una maniobra de la banda para ensuciar al jefe comunal y sus funcionarios. Dicen que al lado de los apellidos hay iniciales que se referirían a la verdadera identidad.

“El papelito dice Varisco y al lado la letra X. Nosotros estamos aportando las escuchas donde hablan con “X”. “Señor X, teléfono tanto y aparte (los imputados) hacen mención en esas escuchas a los montos que surgen de la anotación donde dice Varisco”, explicó Cúneo. “Está claro que no es el intendente. Pero quieren joderlo y perjudicarlo y ponen su nombre”, agregó. La razón de esa venganza sería “una cuestión de odio y resentimiento de Celis con Varisco porque el intendente se alejó de él cuando se descubrió que andaba en cosas raras”.

Con esta nueva declaración, el juez tiene diez días hábiles más para definir si procesa a los imputados en la causa. Y deberá resolver también si suma a la AFI en la investigación.

Nexos políticos y experiencia en casos mediáticos

Mariano Cúneo Libarona, durante un allanamiento realizado en Racing en mayo de 2018.

Mariano Cúneo Libarona (57) irrumpió mediáticamente en la década del ‘90 y se posicionó como uno de los penalistas más importantes del país. En 1996 fue contratado por Guillermo Coppola, ex representante de Diego Maradona, acusado por narcotráfico luego de que le encontraran una bolsa con cocaína oculta en un jarrón de su departamento de Palermo. La causa derivó en un reality televisivo y finalmente fue declarada nula.

Un año después, el abogado fue detenido y acusado de haber extorsionado con un video al juez Juan José Galeano, por entonces al frente de la investigación por el atentado a la AMIA.

En 2001 asumió la defensa de Carlos Menem en cuatro causas. Su ex pareja, Lourdes Di Natale, había sido secretaria de Emir Yoma, cuñado del ex presidente. Dos años después, la mujer – testigo clave en la causa por contrabando de armas a Croacia y Ecuador- murió al caer de un 10° piso.

En 2016, ya con un perfil más bajo, intentó ser presidente de Racing y fue denunciado por una ex pareja que lo acusó de no pagar la cuota alimentaria.

Su última intervención con impacto mediático fue cuando asumió la defensa de Víctor Stinfale en la causa por la tragedia de Time Warp, la fiesta electrónica donde murieron cinco jóvenes.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS