Néstor Pitana será el árbitro del duelo entre Uruguay y Francia, el viernes a las 11 (hora argentina) por los cuartos de final del Mundial de Rusia, en Nizhny Nóvgorod. Por la eliminación de Argentina, el misionero es uno de los candidatos a impartir justicia en la final de la competencia, el 15 de julio, en Moscú.

El árbitro argentino estuvo en el partido inaugural del Mundial, el triunfo del anfitrión, Rusia, por 5-0 sobre Arabia Saudita. También en el 3-0 de Suecia sobre México (pitó un penal) y en Croacia-Dinamarca, por los octavos de final, donde también cobró una falta en el área sobre el cierre del segundo tiempo del alargue.

En líneas generales, Pitana está cumpliendo con un desempeño aceptable en el torneo, aunque tuvo varios errores en el partido entre suecos y mexicanos, que definió el Grupo F.

Pitana no genera buenos recuerdos en los uruguayos. En 2013, por las Eliminatorias rumbo a Brasil 2014, el misionero estuvo en el triunfo de Chile por 2-0 en el Estadio Nacional de Santiago. Aquella noche -según los uruguayos- no cobró un claro penal para la selección que conduce Oscar Tabárez y después debió expulsar a Luis Suárez por una agresión al defensor chileno Gonzalo Jara.

Pitana sacó 8 amarillas y no mostró -aún- la roja. Y podría convertirse en el segundo árbitro en toda la historia de los mundiales en dirigir el partido inaugural y la final. Y el segundo argentino, ya que el único antecedente que existe es el de Horacio Elizondo que en Alemania 2006 estuvo en el 4-2 del local sobre Costa Rica y en la final que Italia le ganó a Francia por penales y que será recordada por el cabezazo de Zinedine Zidane a Marco Materazzi que le valió la roja al francés.

Además, el serbio Milorad Mazic estará en Brasil-Bélgica; el holandés Björn Kuipers, en Suecia-Inglaterra; y el brasileño Sandro Ricci, en Rusia-Croacia.