[ad_1]

No se trata de un caso más de “abrevalijas”, sino de una banda perfectamente organizada, integrada por gremialistas, barrabravas y empleados de tres sectores distintos del Aeropuerto de Ezeiza. Fue un llamado anónimo el que advirtió el modus operandi, que pasaba inadvertido por las 590 cámaras de seguridad de la terminal aérea y los puestos de control. Después de 14 meses de investigación, diez sospechosos fueron detenidos en 21 allanamientos en los que se incautaron cerca de cien mil dólares, 230 mil pesos, armas, perfumes, joyas, relojes y varios artículos de tecnología.

Entre los acusados hay dos empleados de Aerolíneas Argentinas, siete trabajadores de la empresa Intercargo –la que se encarga de rampas, transporte de equipaje y pasajeros- y un funcionario de la Aduana. Este miércoles serán indagados por el juez federal de Lomas de Zamora, Federivo Villena, a cargo de la investigación.

La principal hipótesis es que un chofer de Aerolíneas era el que lideraba la banda; además de la logística, se encargaba de ubicar los productos robados para la reventa, según indicaron fuentes del caso a Clarín.

Para eso usaba una Renault Master ploteada con el logo de Aerolíneas que la empresa contrataba de manera tercerizada. La camioneta contaba con un “doble fondo” donde escondía la mercadería. Luego, las ganancias eran repartidas entre todos los involucrados.

Cae una banda de abrevalijas en el aeropuerto de Ezeiza: hay diez detenidos

Mirá también

Cae una banda de abrevalijas en el aeropuerto de Ezeiza: hay diez detenidos

A diferencia de otros casos en los que los “abrevalijas” aprovechaban el movimiento en las zonas de escáners y cintas transportadoras para robar escondidos entre columnas y carros maleteros para no ser detectados por las cámaras, esta vez se cree que los ladrones operaban en la plataforma donde se cargan y descargan las bodegas de los aviones. Una sospecha firme es que abrían valijas en la bodega, donde tenían unos instantes para robar sin que nadie los viera.

Luego, escondían lo robado en la camioneta del chofer de Aerolíneas que también era el encargado de sacar el botín en ese vehículo y revenderlo en comercios de la zona o por Internet. Todo se pudo descubrir luego de la intervención telefónica de las líneas de celular de los sospechosos.

En los allanamientos de ayer, llevados adelante por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), fueron secuestrados tres vehículos; 97.152 dólares; 232.763 pesos; 615 euros, nueve armas de fuego; 1.801 cartuchos; 67.242 gramos de bijouterie de plata; 66 perfumes; 46 relojes; 45 teléfonos celulares y 29 pares de anteojos. También, 18 tablets; 12 cámaras; siete notebook; cuatro GPS; tres televisores; tres balanzas; consolas y pendrives.

Los dólares los encontraron en la casa del empleado de Aduana. Sobre él la sospecha va más allá del robo de valijas: lo acusan de facilitarle a un mecánico de Aerolíneas Argentinas el contrabando de artículos importados. Ese empleado, que es delegado del gremio Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), viajó más de 20 veces a Estados Unidos en el último año, según dijo un vocero del caso a Clarín.

Mirá también

Caen 14 abrevalijas que les robaban a pasajeros de Aerolíneas en Ezeiza

En cuanto a las armas, los investigadores creen que algunas pudieron haber sido contrabandeadas, pero otras son propiedad de los detenidos. Entre ellos, habría integrantes de la barra brava de Banfield con “vínculos sindicales” con la Asociación de Personal Aeronáutico (APA), que ingresaron a Intercargo por “vínculos de la política”, según dijo una fuente de la investigación a Clarín. De hecho, durante los allanamientos de ayer hubo una presencia intimidante de gremialistas, por lo que la PSA debió montar un cordón.

Al cierre de esta edición, se realizaban más allanamientos relacionados a otras líneas investigativas que surgieron de los operativos de ayer. Los operativos eran supervisados por el secretario del juzgado Sebastián Garber y por la fiscal Cecilia Incardona.

Mirá también

Así actuaban los abrevalijas de Ezeiza

En un comunicado, Aerolíneas Argentinas reconoció la detención de “un chofer y un mecánico del área de mantenimiento” y aclaró que ninguno de los dos “empleados de la compañía investigados participaba de las labores de carga o descarga en bodega de los equipajes pertenecientes a los pasajeros.” A la vez, señalaron que la empresa se puso a disposición del juez Villena y que tomarán “las medidas disciplinarias correspondientes”, de ser necesario.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS