[ad_1]

De 10 a 25 años de cárcel. Esa es la pena que establece el Código Penal para el delito de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”, el mismo que le imputan al cantante Cristian Pity Álvarez, acusado por un crimen cometido el jueves a la madrugada en Villa Lugano.

El caso está encuadrado en dos artículos del Código. El artículo 80° establece que “se aplicará reclusión o prisión de ocho a veinticinco años, al que matare a otro siempre que en este código no se estableciere otra pena”. Mientras que el agravante surge del artículo 41 bis: “Cuando alguno de los delitos previstos en este Código se cometiera con violencia o intimidación contra las personas mediante el empleo de un arma de fuego la escala penal prevista para el delito de que se trate se elevará en un tercio en su mínimo y en su máximo, sin que ésta pueda exceder el máximo legal de la especie de pena que corresponda”.

Este viernes a la madruga, tras estar más de 24 horas prófugo, el líder de “Viejas Locas” confesó ante la prensa haber cometido el homicidio, aunque cuando estuvo cara a cara con el juez Martín Yadarola se negó a declarar. Luego fue trasladado al pabellón psiquiátrico del hospital que funciona dentro de la cárcel de Ezeiza. 

Mirá también

La frase premonitoria de Pity Álvarez, tres años antes de caer preso por un crimen

Su abogado, Sebastián Queijeiro, confirmó a Clarín que le aconsejó a su defendido negarse a declarar hasta que se recupere del “estado de euforia” en el que se encontraba. 

Más allá de sus declaraciones, las evidencias recolectadas hasta el momento por los investigadores complican a músico. Tres testigos y su novia contaron que mató a Cristian Díaz (36) de cuatro balazos, luego de una discusión.

Mucho se especuló con la posibilidad de que la defensa de Álvarez busque demostrar que no comprende la criminalidad de sus actos, lo que lo convertiría en una persona inimputable, aún no está clara cuál será la estrategia judicial de su abogado. Fuentes especializadas en el tema explicaron a Clarín que serán clave las pericias que realicen los médicos del penal de Ezeiza.

No es la primera vez que el líder de “Viejas Locas” e “Intoxicados” se enfrenta a una causa penal en la que se evalúa si puede ser juzgado. En 2014 fue absuelto en una causa en la que estaba acusado de agredir a un fan y a su madre y amenazarlos con un arma. Aunque la fiscalía había pedido una condena a cuatro años de cárcel y un tratamiento contra la adicción a las drogas, el Tribunal Oral Criminal 20 de Capital Federal consideró que era inimputable.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS