[ad_1]

Eran 38 cajones de tomates que habían llegado hacía algunos minutos al depósito de la cárcel de Florencio Varela. Uno de ellos les llamó la atención a los penitenciarios que fueron a revisar la mercadería. Decidieron apartarlo y revisarlo. Así descubrieron que adentro había ocho kilos de cocaína.

El hallazgo ocurrió este miércoles al mediodía, cuando los agentes del Servicio Penitenciario Bonaerense supervisaban la mercadería que un proveedor había dejado minutos antes en el almacén de uno de los sectores de la Unidad N° 24 de Florencio Varela, en el sur del Conurbano.

La droga estaba en uno de los 38 cajones con tomates que llegaron al penal.

La droga estaba en uno de los 38 cajones con tomates que llegaron al penal.

Cuando detectaron que entre los tomates perita había ocho ladrillos con un envoltorio color beige, los oficiales hicieron la denuncia. Un funcionario judicial que estaba visitando la cárcel fue hasta la cocina y pidió que la droga sea analizada por peritos de la Jefatura Departamental Quilmes de la Policía Bonaerense, según dijeron fuentes policiales a Clarín.

En total eran 8,255 kilos, divididos en ocho panes. El resultado del examen reactivo fue positivo para la sustancia “clorhidrato de cocaína”, pero todavía no se pudo determinar con precisión si se trata de cocaína lista para su consumo o pasta base utilizada para elaborar paco. Esta última posibilidad es la más probable, según los investigadores.

Luego del hallazgo, los investigadores realizaron requisas en los otros cinco sectores que tiene el penal de Florencio Varela y revisaron todos los depósitos con perros antidrogas. Pero no se encontró más droga.

Los investigadores creen que la droga llegó al lugar por error.

Los investigadores creen que la droga llegó al lugar por error.

También se hizo un allanamiento en la empresa proveedora, desde donde se despacharon los tomates, pero tampoco se encontraron rastros de que esa sustancia estuvo guardada allí.

La principal sospecha de los investigadores es que la droga llegó a la cárcel “por error” debido a la cantidad, el tipo de sustancia y la necesidad de contar con una “cocina de droga” para prepararla.

“Estaba mezclada en una cera marrón y, ya sea cocaína o pasta base, para separarla se necesita una ‘cocina'”, dijo una fuente de la investigación a Clarín.

La escena más fuerte de El Marginal 2: el personaje de Esteban Lamothe es violado en la cárcel

Mirá también

La escena más fuerte de El Marginal 2: el personaje de Esteban Lamothe es violado en la cárcel

“El paco no es una de las sustancias más comunes en las cárceles bonaerenses, donde por lo general se consume marihuana o pastillas. Por lo que creemos que en realidad equivocaron el destino de la droga”, agregó un vocero policial.

Tras el hallazgo, la Dirección de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de la Provincia abrió un sumario interno para saber si hubo connivencia de agentes penitenciarios o policías en el traslado de la droga.

Hasta este miércoles no había pruebas que incriminen a los oficiales. La investigación quedó a cargo del fiscal Marcelo Sellier de la Fiscalía Descentralizada N° 9 de Florencio Varela.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS