[ad_1]

Cuando Melina Melody Mata (17, “Meli” para sus familiares) se enteró de que las sobrinas de su suegra habían sido violadas, no dudó por un instante en sumarse al escrache contra el abusador. Ella conocía bien lo que esas nenas estaban sufriendo: lo había sufrido en carne propia y nadie iba a frenar su clamor por Justicia.

Hasta que comenzaron los disparos.

“El papá de Meli se suicidó cuando ella tenía 3 años y su mamá armó pareja con otro hombre, Juan, con el que tuvo más hijos. Fue su padrastro quien abusó de ella cuando era chiquita”, le dice a Clarín Antonella Escobar, prima hermana de la chica asesinada en la madrugada del sábado en Ezpeleta durante un escrache a un violador.

"Meli" fue asesinada en Ezpeleta cuando fue a increpar a un acusado de pedofilia.

“Meli” fue asesinada en Ezpeleta cuando fue a increpar a un acusado de pedofilia.

A “Meli” le dieron un tiro por la espalda cuando protestaba frente a la casa del hombre acusado de abusar de las sobrinas de su suegra, Vanessa. Cuando comenzaron los tiros estaba con la mujer, con su novio, Iván, y con decenas de personas en el patio de la casa ubicada en Paula Albarracín al 4600, en el partido de Quilmes.

Los disparos no venían del interior de la propiedad donde estaban protestando, cuyos inquilinos estaban encerrados en el interior. Las balas salieron desde la vereda de enfrente y, en cuanto comenzó la ráfaga, todos se dispersaron. “Meli” también.

La emotiva canción que el esposo le dedicó a Lourdes Espíndola, la policía asesinada

Mirá también

La emotiva canción que el esposo le dedicó a Lourdes Espíndola, la policía asesinada

“Me dijo: ‘Me dieron un tiro en la espalda’. Pensé que sólo se había asustado y la ayudé a correr pero después se cayó”, le contó a TN Vanessa, la suegra de la chica asesinada, sobre los últimos minutos de vida de “Meli”. Apenas llegó a hacer 150 metros antes de desplomarse.

Por el crimen fue detenido un hombre de 25 años, identificado como Ariel Galinde, que vive en una pieza ubicada justo enfrente de la casa adonde se produjo el escrache. El sospechoso trabaja en un taller que hay en esa propiedad.

Ariel Galinde (25), el sospechoso detenido por el crimen de "Meli".

Ariel Galinde (25), el sospechoso detenido por el crimen de “Meli”.

Una testigo de la balacera fue clave para dar con él: “Le llamó la atención que estaba en short con el frío que hacía esa noche. En su casa encontraron una vaina calibre .32 y cartuchos de escopeta”, explicaron a Clarín fuentes con acceso al expediente.

Ahora, este sospechoso será sometido a una rueda de reconocimiento, mientras se aguarda el informe d​e la autopsia y la pericia balística al plomo que quedó alojado en el cuerpo de “Meli”. Por los pronto, Galinde se negó a declarar ante el fiscal del caso, Ariel Rivas, titular de la UFI N°1 de Quilmes, quien lo acusa del delito de homicidio.

‘“Es muy fuerte todo esto, porque Meli murió cuando estaba intentando salvar a unas chicas de lo mismo que le había pasado a ella”, destacó su prima Antonella. Su suegra agregó que la noche del escrache ella le dijo: “Yo voy a ir a pedir justicia porque fui abusada y mi mamá nunca me creyó’.

Doble crimen de Unicenter: una pista clave que viajó desde una cárcel de España

Mirá también

Doble crimen de Unicenter: una pista clave que viajó desde una cárcel de España

Los familiares de la línea paterna de “Meli” coinciden en esto. “Nosotros nos enteramos lo que le pasaba cuando ella tenía 4. Estaba en mi casa, mi mamá, que es su madrina, le iba a lavar la cola y ella le dijo: ‘No me toques como lo hace Juan porque me duele’. Su mamá no le creía que su padrastro la abusaba…”, narró Antonella, que era 10 años mayor que su prima y presenció aquella confesión.

La familia intervino en el asunto, sin participación de la mamá de “Meli”, y la Justicia falló que debía ir a vivir con su abuela materna. “Pese a que no le había creído nunca, ella la quería a su mamá y como a los 11 años se mudó con ella. No pasó mucho tiempo hasta que la dejó tirada”, relató Antonella.

Fue su familia quien le volvió a dar techo después de varios años de vivir de casa en casa. Es más, hasta hace unos meses trabajaba con su madrina en las plazas del barrio enseñándole arte y dibujo a los chicos.

Salió a comprar el pan y lo asesinaron de un tiro en el pecho

Mirá también

Salió a comprar el pan y lo asesinaron de un tiro en el pecho

“En el medio, ella se había mudado sola y la mamá la convenció para irse con ella. De un día para el otro desapareció y le robó todo. Dejó a sus hijos con el hombre que había abusado de Meli y se fue a Entre Ríos”, recordó Antonella y la rabia se marcó en sus palabras.

“Meli”, que recién el 30 de octubre hubiera cumplido 18 años y no llegó a terminar el colegio, vivía con su novio Iván, con quien salía hace unos dos años, amaba escuchar a Los Redonditos de Ricota pero más amaba y se preocupaba por sus hermanastros.

Paula Albarracín al 4600, en Ezpeleta, donde ocurrió el crimen de Melody Mata.

Paula Albarracín al 4600, en Ezpeleta, donde ocurrió el crimen de Melody Mata.

“Como sabía que estaban con el padre, el hombre que la había violado y que él les pagaba, ella iba y les daba de comer, estaba todo el tiempo al pendiente de ellos”, describió Antonella la dura vida de su prima. Y advirtió: “Ahora esos chicos ya no la tienen a ella para que los cuide de ese hombre”.

La mentira que provocó la muerte

La Justicia aún no tiene en claro que motivó al autor de los disparos que culminaron con el crimen de “Meli”. Por lo pronto, el detenido no tiene vínculos con el hombre escrachado, más allá que el de ser vecino.

Así trasladaban al detenido por el crimen de Melody Mata a la comisaría 9° de Quilmes.

Así trasladaban al detenido por el crimen de Melody Mata a la comisaría 9° de Quilmes.

Lo cierto es que una denuncia hecha poco antes del escrache, ocurrido a las 0.20 del sábado 4 de agosto, y los dichos de los familiares de “Meli” podrían aportar una pista sobre el móvil.

Es que el hombre que fue escrachado, acusado de haber abusado de las hijas de su ex pareja (la tía del novio de “Meli), poco antes de verse acorralado en la casa que alquilaba en la planta baja de Paula Albarracín al 4600 hizo una denuncia en la comisaría local. “Dijo que lo habían amenazado telefónicamente, que le decían que le iban a prender fuego la casa”, confiaron las fuentes.

La bala que mató a la policía Lourdes Espíndola salió del arma de uno de los detenidos

Mirá también

La bala que mató a la policía Lourdes Espíndola salió del arma de uno de los detenidos

Mientras que los familiares de “Meli” señalaron que este hombre, antes de ser atacado, les habría advertido a sus vecinos que le querían ocupar y robar en su casa. Lo que creen los investigadores es que esta suerte de mentira fue para preparar el terreno.

Es que justamente lo que motivó el escrache fue la confirmación de parte del cuerpo pericial forense de que las chiquitas tenían signos de haber sido abusadas sexualmente. Esa causa la lleva la UFI N°8 de Quilmes.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS