La vida del inspector principal de la Policía de la Ciudad José Daniel Soria Barba  (37) cambió radicalmente (para peor) en menos de una semana.

El 12 de julio -como encargado de  la oficina de “Judiciales” de la División Robos y Hurtos- comandó la quema en el Cementerio de la Chacarita de 368 panes de marihuana.

El 17, una comisión de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) fue a su trabajo para detenerlo, acusado de haberse quedado con 17 panes pertenecientes al lote rotulado que estaba bajo su custodia y que debía ser destruido.

José Daniel Soria Barba (37), el policía acusado de robarse droga que debían quemar.

Soria Barba aun no dio oficialmente su versión de cómo los 17 panes llegaron al contenedor de basura ubicado sobre la calle Franklin al 500, a metros de su casa, en Parque Centenario.

Lo que está acreditado es que allí los encontró de casualidad un cartonero. El hombre prefirió llamar rápido a la Policía antes de meterse en problemas. Además, 14 de los 17 panes estaban envueltos en hojas blancas con el logo de la División Laboratorio Químico de la Policía Federal Argentina (PFA). 

Sus excusas informales, que fueron contadas en el expediente por sus jefes, no suenan muy creíbles. Primero sostuvo que podía ser víctima de un complot para incriminarlo. Por eso -dijo en una reunión entre colegas- los panes de marihuana aparecieron dentro de la bolsa para encomienda (con el nombre de su mamá) que él había usado para tirar la caca del perro al contenedor.

Los 17 panes de marihuana que le hallaron al policía de la Ciudad José Daniel Soria Barba (37).

Los 17 panes de marihuana que le hallaron al policía de la Ciudad José Daniel Soria Barba (37).

Pero esa historia no duró mucho y Soria Barba finalmente admitió: “Yo tiré la droga, era algo que había sobrado de la quema del jueves y entonces la tiré a la basura“.

Según declaró en la causa el subcomisario Adolfo Luis Suyo, de la División Robos y Hurtos, esta confesión fue el 16 de julio, en el medio de una reunión. Soria Barba “se hallaba en un estado de nerviosismo y de manera espontánea le indicó que tenía miedo de que alguna persona lo involucrara en algo debido a que el fin de semana anterior había recibido un llamado telefónico extraño”. Este episodio el policía lo relacionó “a un hallazgo de droga que había sido encontrada frente a su casa”. Lo que se dice, abrir el paraguas.

Con débiles explicaciones y demasiadas pruebas en su contra, Soria Barba fue detenido el 17 de julio. Se negó a declarar y fue alojado en el Complejo Penitenciario II de Marcos Paz.

Quién es el policía acusado de robar 17 panes de marihuana que debían quemar

Mirá también

Quién es el policía acusado de robar 17 panes de marihuana que debían quemar

La parábola de Soria Barba concluyó esta semana con su procesamiento, con prisión preventiva, firmado por el juez federal Sebastián Ramos.

El delito que se le imputa es malversación de caudales públicos: “Será reprimido con reclusión o prisión de dos a diez años e inhabilitación absoluta perpetua, el funcionario público que sustrajere caudales o efectos cuya administración, percepción o custodia le haya sido confiada por razón de su cargo“, sostiene el Código Penal al respecto.

Por ahora el policía (en realidad “ex” policía, porque lo echaron) prefiere guardar silencio. Pero el expediente está lejos de estar concluido.

Tal como adelantó Clarín cuando estalló el caso, aun no está claro por qué si el lote a destruir (perteneciente a una causa de Lomas de Zamora) era de 386 panes de marihuana, el oficio del comisario de Robos y Hurtos Oscar Andrés Molina para quemar la droga sólo habla de 368.

Un policía robó droga que debía ser incinerada y la escondió en un contenedor de basura

Mirá también

Un policía robó droga que debía ser incinerada y la escondió en un contenedor de basura

Son números parecidos, en los que el 6 y el 8 aparecen enrocados. La diferencia son 18 panes… casi casi casi, la misma cantidad que apareció en el contenedor.

 



Fuente