[ad_1]

Nikola Kalinic es un nombre que resulta difícil de olvidar. El delantero croata tocó la cúspide de su fama durante el Mundial de Rusia, al ser expulsado de la concentración croata en una decisión abrupta del entrenador.

Este jueves, su nombre volvió a aparecer en los medios. El centrodelantero es el hombre que eligió Diego Pablo Simeone para reforzar el ataque del Atlético de Madrid. Como contrapartida, dejó ir a un compatriota: Luciano Vietto.

La carta de presentación que le hizo el club español a sus hinchas dice que Kalinic “es un delantero potente y con muy buen juego por alto que acumula una gran experiencia en el fútbol europeo”. ¿De qué gran experiencia habla?

Kalinic, que ya tiene 30 años, nació en Solin e hizo inferiores en el Hajduk Split de la liga croata. Antes de debutar allí, jugó cedido en el NK Istra 1961 y en el HNK Sibenik. Al volver a Split. los 33 goles que hizo en dos temporadas le permitieron sellar su pasaporte en una de las grandes ligas.

Blackburn Rovers llegó desde Inglaterra en 2009 con 7 millones de euros y se lo llevó. Sin embargo, la efectividad no fue comparable: solo 13 goles en 53 partidos. Y por eso el club de la Premier League lo vendió dos años después y sin recuperar lo invertido: por 6 millones se fue al Dnipro de Ucrania.

En un fútbol más chico, Kalinic se soltó. Cumplió un contrato de cuatro años, en los que anotó 45 tantos y fue clave en la clasificación de su equipo a la final de la Europa League en 2015, perdida con Sevilla.

Fue entonces cuando recaló en el fútbol italiano. Florencia fue su primera escala: Florentina lo compró por 5,5 millones de euros. Allí, hizo 33 goles en 83 partidos y captó la atención de un gigante italiano.

El Milan, que primero pagó un préstamo de 5 millones (por el fair play financiero) lo compró por 20 millones, con la ilusión de encontrar grandes resultados en el 9 croata. Pero en 41 encuentros solo convirtió seis goles. 

El club rossonero esperaba que el Mundial fuera lo que le diera el empujón para crecer o que, al menos, lo ayudara a elevar su cotización para ir en busca de otro 9. Pero eso no sucedió.

En el debut de Croacia en el Mundial, Kalinic se negó a ingresar en los últimos minutos del partido con Nigeria -adujo tener una lesión en su espalda- y el técnico Zlatko Dalić no dudó en sancionarlo con la expulsión, pese a que eso le significaba quedarse con 22 jugadores disponibles para el resto de la competencia en la que su equipo fue finalista por primera vez en su historia.

Su indisciplina parecía complicar su futuro. Pero sus 187 centímetros de altura fueron un atractivo que el Cholo no se quiso perder. Así fue como Atlético de Madrid decidió hacerle un contrato por tres años.

Aunque el club español no confirmó el monto de la operación, la prensa española dice que habrían pagado por este 9 de área con presencia física unos 15 millones de euros.

Sin perder el tiempo, Kalinic ya se entrenó con sus nuevos compañeros. El croata se sumará a las opciones con las que ya cuenta Simeone en ataque: Antoine Griezmann, Diego Costa, Kevin Gameiro y Ángel Correa. 

En cambio, el Atleti perdió a Luciano Vietto. Casi al mismo tiempo en que anunciaba la llegada de Kalinic, el club comunicó que el argentino se fue cedido con opción de compra al Fulham inglés.

Vietto llegó sobre el cierre del mercado de pases de Inglaterra y reconoció que estaba “muy emocionado” de este nuevo desafío. “Estoy muy feliz de venir al club y firmar. Estoy muy emocionado de comenzar con el equipo mañana. Es un cambio importante para mí porque esta es mi primera experiencia aquí en Inglaterra. Espero hacerlo lo mejor posible”, resaltó.

Surgido en Estudiantes, el delantero de 24 años impactó en Europa durante su paso por el Villarreal, en la temporada 2014/15, donde convirtió veinte goles. Luego, lo compró Atlético de Madrid y, en el medio de sus ciclos, estuvo a préstamo en Sevilla y Valencia.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS