El debate legislativo y social por la legalización del aborto abrió fuertes diferencias en todos los bloques políticos, incluido el oficialista. En ese sentido, y mientras el Senado debatía el proyecto, el diputado de Cambiemos Daniel Lipovetzky había planteado la posibilidad de convocar a si es que el proyecto no era aprobado, tal como ocurrió.

Este jueves, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, rechazó de plano esa posibilidad: “Nosotros no creemos que hoy sea ese el camino. Se eligió el camino del debate parlamentario y ahora nos enfocamos a trabajar en los consensos que surgieron de ese debate”, sostuvo.

De todas formas, a la salida de una reunión de Gabinete que se desarrolló en la Casa Rosada, Peña aclaró que “hay libertad absoluta para plantear propuestas”.

Sobre el debate en sí, el ministro coordinador resaltó que “estos 180 días fueron un período de crecimiento democrático en un tema que no se debatía hace 100 años”.

“Había una clara necesidad de trabajar este tema y se aprendió mucho respecto a este temática. Lo más importante ahora es poder aprovechar lo que se discutió para buscar consensos. Más allá de las diferencias, hubo cosas en las que todos estuvieron de acuerdo. Hoy siguen estando los mismos desafíos de trabajar en prevención y educación sexual en las escuelas, por ejemplo. El desafío es que celebremos lo que nos unió”, afirmó.

Por último, dijo que “el 21 de agosto está la propuesta de reforma del Código Penal y este (el del aborto) es un tema pendiente”. “Se verá la propuesta que presentará el Presidente”, concluyó.



Fuente