El juez Claudio Bonadio llamó a indagatoria a Aldo Roggio, otro de los grandes empresarios involucrados en el entramado de coimas que el kirchnerismo, según la causa judicial, se ocupó de recaudar coimas por más de 200 millones de dólares. En esta estructura, el empresariado cumplió un rol determinante porque están considerados como quienes “realizaron los pagos ilegales”.

Un empresario más quedó imputado como partícipe necesario de la asociación ilícita en la que Néstor y Cristina Kirchner están acusados de ser quienes “comandaban” dicha “organización delictiva”. Así, lo entendió el fiscal Carlos Stornelli.

Se trata de Aldo Roggio, responsable de la firma que lleva el mismo apellido. La sede central de la compañía fue allanada la semana pasada ya que, la constructora es mencionada al igual su sede, en los cuadernos de Oscar Centeno.

En ellos, origen de la causa en la que ya hay 16 personas detenidas entre ex funcionarios K y empresarios de la construcción y del sector energético, figuran direcciones de encuentros donde se entregaba el dinero, horarios, recorridos, nombres de ex funcionarios como referentes de compañías, y en algunas ocasiones, se indicaron montos de las entregas.

Roggio integra un amplio listado de empresarios investigados. A la fecha, quienes se acogieron a la figura del imputado colaborador, fueron: Ángelo Calcaterra (ex dueño Iecsa), Javier Sánchez Caballero (ex CEO Iecsa), Juan Carlos De Goycochea (ex Isolux), Héctor Zabaleta (ex director de Techint), Armando Loson (Albanesi) y el ex chofer de Baratta.



Fuente