[ad_1]

El ex canciller conservador británico Boris Johnson va a enfrentar una investigación disciplinaria de su partido, después de haber caracterizado a las musulmanas en burka como “buzones” o “ladrones de banco” y rechazar disculparse.

Cuando Boris se encontraba de vacaciones y bajo dobles acusaciones de incitar el odio racial y lanzar un desafío anticipado al frágil liderazgo de la primera ministra Theresa May en su partido, Brandow Lewis, presidente de los Torys, anunció el jueves al mediodía la investigación. Al mismo tiempo busca tres personas para el panel de investigación, que debe incluir a conservadores del Comité 1922, que decide el liderazgo partidario.

El panel deberá resolver si Boris, líder del Brexit, rompió el código de conducta del partido, que exige “liderar con el ejemplo” y “promover respeto y tolerancia”. Una de sus decisiones puede ser expulsarlo, aunque nadie lo cree posible.

La resolución se produce cuando Cressida Dick, la comisionada de la policía Metropolitana británica, pidió a sus expertos considerar” si es o no un delito de odio racial “el comentario de Boris sobre la vestimenta tribal de las musulmanas”.

Boris Johnson, acusado de islamófobo por comparar a las mujeres con burka con "buzones de correos"

Mirá también

Boris Johnson, acusado de islamófobo por comparar a las mujeres con burka con "buzones de correos"

En una entrevista radial, Cressida Dick afirmó: “Yo pienso que cada uno en la vida pública debe pensar en el impacto de lo que dice y al mismo tiempo, estoy absolutamente orgullosa de hacer este chequeo en una democracia liberal, en donde la gente tiene el derecho a expresar sus opiniones”· Y continuó: “Lo que el señor Johnson diga, si no es un delito criminal, es una cuestión para él, sus amigos y colegas y el partido conservador”. Pero sugirió que si hubiese sido un policía quien hacía estas comparaciones, perdería su trabajo.

El mayor escándalo para Boris se produjo en las filas de su propio partido, cuando se acercan las elecciones locales y son los musulmanes británicos los que tienen derecho a voto.

Ruth Davidson, la líder de los conservadores en Escocia, dijo que “las burkas deben ser defendidas de la misma manera que a los cristianos que usan crucifijos”.

Multan a una mujer en Dinamarca por llevar el velo islámico

Mirá también

Multan a una mujer en Dinamarca por llevar el velo islámico

La ministra de sociedad civil, Tracey Crouch se sumó a las criticas y el pedido de disculpas que exigió a Boris el miércoles la primera ministra Theresa May. ”Nosotros tenemos que tener respeto por la gente y como se viste. No somos nosotros los que decidimos que ellas eligen ponerse” dijo Crouch a la BBC. ”Las mujeres musulmanas se sienten amenazadas por el lenguaje de Boris” continuó.

“Boris fue intencionalmente provocador y la manera en que comentó sobre la burka es equivocada. El lenguaje fue increíblemente colorido”, denunció la ministra.

Los conservadores piden severas sanciones contra Boris, que sigue de vacaciones sin responder. La polémica y la investigación están sirviendo para anular las intenciones de Boris de iniciar con esta polémica su batalla contra Theresa May por el liderazgo partidario, antes de la convención conservadora, tras el regreso de las vacaciones de verano. El diputado y ex procurador tory Dominic Grieve dijo que él renuncia al partido si Boris es líder.

Holanda se suma a los países europeos que prohíben el velo integral

Mirá también

Holanda se suma a los países europeos que prohíben el velo integral

Los musulmanes creen que la retórica de Boris es ultraderechista y peligrosa y solo va a generar odio racial, en una sociedad crispada por los atentados y el miedo a otros. Al mismo tiempo, los imanes consideran que la burka en estos días es una reafirmación de la identidad musulmana de las mujeres, que se sienten atacadas en su fe.

Un imán progresista de Oxford dijo que es correcto lo que sostiene Boris, que la burka es una regresión tribal y no religiosa, utilizada por los salafistas como dominación de las mujeres, que no exige el Corán. Pero fue una voz solitaria en medio del escándalo general.

Hay un sondeo que dice que el 60 por ciento de los británicos quieren que se prohíba la burka en lugares públicos, como ya ha sucedido en Dinamarca, Alemania, Austria y España.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS