Por Agustina Ramon Michel*

Tocará a otros analizar qué pasó, por qué el Senado se comportó diferente que la Cámara de Diputado, qué responsabilidades les cabe cada sector político. Pero una imagen ya resume el cambio de actitud entre una y otra cámara de nuestro Congreso: quienes expusieron en el Senado durante jornadas muy largas y exigentes no recibieron, literalmente, ni un vaso de agua.

Pero esta rancia respuesta del Senado no es un final, como tampoco el debate en Diputados fue un inicio. La movilización por la despenalización y legalización del aborto se remonta a los años 60’s, y ya supera en años a la otra gran lucha feminista: el derecho a votar. La Ley de Voto Femenino, sancionada en 1947, también llegó después de un largo y arduo recorrido de más de treinta años, atravesando negativas, mentiras, violencias y desidias. La historia es maestra de la paciencia y de la perseverancia.

Esta oportunidad que se fue será seguida de otras que ya están viniendo. Porque algo inmenso está en marcha en la Argentina y una negativa legislativa no puede frenarlo. El no del Senado no puede tapar la información que ahora todas y todos conocemos, no refuta los argumentos que se expusieron en estos meses, no puede esconder los testimonios que ya fueron dados, no puede volver a meter el aborto en un baúl del silencio y la vergüenza. El debate ya está instalado entre las profesionales y los profesionales de la salud. Las más jóvenes ya iniciaron su camino. El feminismo se volvió un estado de conciencia para todas las mujeres. El aborto ya no es un tabú. La fuerza del movimiento por el aborto, que es abierto, participativo, intergeneracional y democrático, no se agota por unos cuantos votos a favor del statu quo.

Mirá también

Aborto: la Iglesia niega que se haya caído la legalización por sus presiones

Por otra parte, la discusión por el aborto renovó la apuesta al debate y al derecho. Los debates en la sesiones informativas mostraron el valor de una discusión informada. La sociedad se movilizó de diferentes maneras. Los representantes trabajaron codo a codo con las organizaciones de la sociedad civil. El espacio público fue el escenario de una democracia pujante. Treinta cuatro años después del Nunca Más, el feminismo le dio a la democracia argentina el Será Ley.

Entre las tareas inmediatas la rendición de cuentas ocupará un lugar fundamental. Durante los debates se pidió más educación sexual en las escuelas, acceso a anticonceptivos y mejoras en el sistema de adopción. Empieza la etapa de monitoreo de presupuestos y prácticas de implementación efectiva en escuelas y centros de salud. No sólo los poderes ejecutivos nacional y provinciales deberán mostrar compromiso con estos objetivo de derechos sexuales y reproductivos. Los legisladores provinciales, las diputadas y las senadoras también pueden hacer su parte. La Legislatura de Tucumán, insólitamente autodeclarada “pro vida”, tendrá la el apoyo necesario para, de una vez por todas, aprobar una ley de salud sexual y reproductiva para la provincia. Los senadores del Jujuy, Formosa y el Chacho van a tener las manos libres para reducir la mortalidad materna, más grave en esas provincias que en cualquier otra de nuestro país. Y ya nadie le impedirá al Congreso aprobar la ley que haga del abuso sexual infantil un delito de acción pública.

Nadie dejará de exigir el acceso a la ILE en casos de peligro para la vida, la salud de la mujer, o violación. Derechos reconocidos por la ley argentina hace casi 100 años pero que aún cuesta que reconozcan autoridades sanitarias, profesionales de salud, fiscales y juezas. Ya nada nos impedirá exigir el cumplimiento de ese derecho en voz alta.

Y la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito seguirá trabajando. Como lo hizo hasta ahora, sin descansar y junto a cientas de organizaciones de mujeres, asociaciones profesionales, universidades, centros de estudiantes, sindicatos, políticas, legisladoras y miles de personas, que serán ley.

(*) Investigadora del CEDES y profesora de derecho de la Universidad de Palermo.

"Las figuritas del Senado", la venganza en las redes contra el rechazo al aborto

Mirá también

"Las figuritas del Senado", la venganza en las redes contra el rechazo al aborto



Source link