Tras las rejas

Amado Boudou jamás se imaginó ese final. El ex vicepresidente no esperaba ser condenado y apresado, como sucedió en el juicio por el caso Ciccone cuando el el Tribunal Oral Federal 4 le dictó una pena de 5 años y 10 meses de prisión y dispuso su “inmediata detención” en cárcel común. Una clara demostración de la fe que se tenía quien fuera compañero de fórmula de Cristina Kirchner fue a escuchar el veredicto manejando su propio auto. Boudou dejó estacionado su vehículo en las inmediaciones de Comodoro Py y le dio las llaves a su abogado. Así, “Aimé” se quedó denudado en la sala, mientras se dispuso su detención, con un rubor en su cara y un largo silencio que asustó hasta a quienes lo acompañaron en ese momento. Marche un Uber…

Amado Boudou en tribunales por la causa Ciccone. Foto Maxi Failla

Pásenlo en la radio

Otra persona que manifestó su malestar, pero no con la gravedad del caso Boudou, fue la ex Presidenta. Cristina Fernández de Kirchner pidió que le hagan llegar su molestia al dirigente sindical y hombre de medios de comunicación Víctor Santa María. Es que el jefe de los encargados de edificios es el director de la AM 750, radio que crece en las mediciones de las AM con un perfil crítico de la gestión de Mauricio Macri y con conductores como Gonzalo Bonadeo, Gisela Marziotta, Alejandro Dolina y Víctor Hugo Morales. Y “dicen” que quien quería sumarse a esa emisora era Florencia Kirchner, la hija de CFK, con un programa propio. Parece que, finalmente, Santa María no hizo lugar a la iniciativa de la joven Florencia y su madre se molestó mucho. Es que en esa radio quieren ampliar el espectro y contar con conductores más al estilo Bonadeo que a una línea híperkirchnerista. Lo que sí hará Flor K es una columna en un programa dominical llamado “Y ahora que estamos juntas”. Radio Ga Ga…

Florencia Kirchner (Julio Sanders)

Florencia Kirchner (Julio Sanders)

Perucas

Lejos de las cuitas K, se vio a dos importantes dirigentes peronistas reunidos con mucha discreción. Mientras el Senado se encaminaba a rechazar el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo, en el coqueto restó Bruni, de la porteña calle Sucre, se vio a José Manuel De la Sota, con un impactante bronceado, acompañado de una barba algo poco habitual en el look del locuaz cordobés. A los pocos minutos del arribo del mediterráneo, se sentó alrededor de la misma mesa Sergio Tomás Massa, de jean, camisa y chaleco (basta de chalecos en la política, por favor…). Los dos peronistas cenaron desde las 21:30 hasta las 00:30 en una charla donde se abordó desde las penurias de la economía argentina, la situación política y judicial de Cristina Kirchner hasta el asunto del Brexit, Brasil y del mundo de la tecnología. Toda esa conversación en voz muy baja, no resistió el esfuerzo de un grupo de gente que cenaba muy cerca e intentaba escuchar lo que craneaban los dos popes del peronismo para los próximos meses. ¿Tajaí Gallego?

Jose Manuel de la Sota. Roberto Lavagna, Sergio Massa y Margarita Stolbizer. Foto Alfredo Martinez

Jose Manuel de la Sota. Roberto Lavagna, Sergio Massa y Margarita Stolbizer. Foto Alfredo Martinez

Súper agente 86

A otro hombre que se lo vio muy activo en los últimos días es al ex agente de la SIDE Jaime Stiuso, Mientras algunos, como el ex juez Norberto Oyarbide, lo acusan de seguir haciendo “maldades”, el ex hombre fuerte de la Inteligencia argenta ya no se oculta y se muestra, fatigando celulares, en el elegante Patio Bullrich. Atentos Kaos y Control..

Antonio Jaime Stiuso

Antonio Jaime Stiuso

Troskismo ilustrado

Para cerrar, una postal del viernes anterior: varios pasajeros de Aerolíneas compartieron un vuelo de Santiago del Estero a Buenos Aires con un hombre que ocupó las casi dos horas de vuelo con un libro de hojas amarillentas y tapa roja: “En defensa del marxismo”, de León Trotsky. Un par de curiosos se acercaron para ver quién leía ese incunable y descubrieron a Néstor Pitrola, el ex diputado y dirigente del Partido Obrero. El hombre no se relaja y suma minutos a su formación política, aún en a 12.000 metros de altura. Algo bien distinto hacía, en la fila anterior, el actor Santiago Bal. Arriba los pobres del mundo, de pie los esclavos sin pan. Y gritemos todos unidos: ¡Viva la Internacional!

Néstor Pitrola. Foto Alfredo Martinez

Néstor Pitrola. Foto Alfredo Martinez



Fuente