[ad_1]

La Justicia citó a indagatoria al empresario Aldo Roggio, responsable de la constructora que lleva su apellido, como parte de la investigación de las millonarias coimas entregadas a funcionarios del kirchnerismo y reveladas por los cuadernos del chofer Oscar Centeno. Pese a que su citación era para el martes, este viernes Roggio se presentó en Comodoro Py para iniciar la negociación para ser uno más de los arrepentidos

El empresario quedó imputado como partícipe necesario de la asociación ilícita por la que los principales directivos de empresas de primera líneas entregaban coimas millonarias, principalmente a Roberto Baratta, quien actuaba como mano derecha del ministro de Planificación, Julio De Vido.

Además de Roggio, también fueron convocados otros empresarios. Así, la causa avanza sobre los empresarios y las compañías, que comenzaron a ser investigadas por presunta evasión fiscal y lavado de dinero después de una reunión que el juez Bonadio mantuvo con Leandro Cuccioli, titular de la AFIP.

Hasta el momento hay más de 23 firmas de la construcción y del sector energético investigadas en este expediente. En este contexto, ya son cinco los empresarios que se acogieron a la figura del imputado colaborador.

Hasta el momento, los empresarios que se convirtieron en arrepentidos admitieron el aporte de dinero para campañas electorales del Frente para la Victoria.

Sin embargo, según señalaron fuentes judiciales, a medida que avanzan las declaraciones de los imputados colaboradores, la “maniobra se va completando con más datos: muchos empresarios admitieron que pagaban en períodos donde no había campaña y que había presiones para garantizar la continuidad de sus compañías”.

En esta instancia de la causa, que cuenta con 16 detenidos y 38 imputados, la Justicia se encuentra corroborando los dichos de Centeno respecto a la operatoria, en la que se cobraron coimas que podrían superar los 200 millones de dólares.

Ya no importa si los montos condicen con lo que se volcó en los cuadernos del ex chofer, sino que todos están reconociendo que esta maniobra existió”, explicaron fuentes judiciales a Clarín.

Especializado en construcción de obras civiles, el grupo Roggio cuenta con 110 años de antigüedad. “No es una firma que cayó del cielo en 2003”, se atajan en la propia compañía respecto a la investigación judicial y la vinculación que en la misma se hace con el kirchnerismo.

En la actualidad, el grupo opera en rubros diversos. Además de la tradicional constructora, controla Metrovías, operadora del subte en la ciudad de Buenos Aires, así como Cliba, una de las empresas encargadas del servicio de recolección de basura porteño.

 Hasta ahora, quienes se acogieron a la figura del imputado colaborador son Ángelo Calcaterra (ex dueño de Iecsa), Javier Sánchez Caballero (ex CEO de Iecsa), Juan Carlos De Goycochea (ex Isolux), Héctor Zabaleta (ex director de Techint), Armando Loson (Albanesi) y Centeno, el ex chofer de Baratta.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS