La lección de Pep Guardiola tal vez sea demasiado sofisticada para la dirigencia argentina, aunque si la bajan al criollo habrán entendido algo así como “si quieren vender humo no me usen a mí”.

Pero Guardiola tiene un nivel mucho más elevado que el de aquella “billetera gorda”, metáfora con la que Claudio Chiqui Tapia nos iluminó sobre la imposibilidad de contratar al mejor entrenador del mundo (Pep sí lo es, y no Jorge Sampaoli como el presidente de la AFA nos quiso hacer creer un año atrás). 

Claudio Chiqui Tapia.

Guardiola, además, dejó la cosas más que claras. Si vas a decir que soy muy caro primero tenés que hablar conmigo, saber cuánto gano y si estoy dispuesto a negociar.

Pep explicó también que sabe que los clubes pagan más que las selecciones, por lo que desestimó que su alto salario pudiera ser el gran obstáculo. Con sutileza y educación, el DT catalán se declaró “incómodo”. Nada más. Fue suficiente.

Pero la mejor lección del técnico del Manchester City fue decirle a Tapia que el entrenador de la Selección debe ser argentino “y hay muy buenos entrenadores argentinos”, enfatizo.

No sería justo decir que Guardiola es demasiado técnico para la Selección Argentina, pero si que es demasiado técnico para esta dirigencia de la AFA. 



Fuente