El ex militar boliviano Jaime Niño de Guzmán, a quien el revolucionario argentino-cubano Ernesto ‘Che’ Guevara le entregó una libreta con anotaciones personales antes de ser asesinado, murió en Bolivia a los 84 años.

Medios bolivianos publicaron este viernes la esquela del que fuera jefe de la Fuerza Aérea boliviana, quien fue investigado por la muerte violenta de un jesuita español.

El agente de la CIA Felix Rodriguez (izq.) junto al Che Guevara en Bolivia antes de la muerte de Guevara. /DPA

Jaime Niño de Guzmán, que falleció en la ciudad oriental de Santa Cruz, en 1967 recibió del Che la libreta del líder revolucionario antes de que fuera ejecutado en la localidad boliviana de La Higuera el 9 de octubre de aquel año.

La muerte del Che y el sueño trunco de volver a la Argentina

Mirá también

La muerte del Che y el sueño trunco de volver a la Argentina

El militar aseguró en 2006 que el guerrillero le confesó antes de ser fusilado por miembros del Ejército boliviano que “era más valioso muerto que vivo”, una de las frases que alimenta la figura de este símbolo mundial de las luchas revolucionarias.

El entonces piloto, enviado junto con otros uniformados a capturar al Che en una zona remota donde lideraba una guerrilla en Bolivia, recibió la libreta de manos del Che y en su momento aseguró que la guardaba en una cámara de seguridad.

Un busto de Guevara en La Higuera, Bolivia, el pueblo donde fue asesinado en 1967. /AFP

Un busto de Guevara en La Higuera, Bolivia, el pueblo donde fue asesinado en 1967. /AFP

Niño de Guzmán también condujo el helicóptero que transportó el cadáver de Guevara, tras ser ejecutado por el ejército, desde La Higuera (sudeste boliviano) hasta Vallegrande donde el cuerpo fue exhibido a los periodistas.

La muerte del general de división, en la ciudad de Santa Cruz, 900 km al este de La Paz, fue comunicado por allegados en un aviso fúnebre publicado este viernes en El Deber, según confirmó este periódico.

El Che fue capturado con vida el 8 de octubre de 1967 en la Quebrada del Churo o Yuro (sudeste), y fue ejecutado un día después por un militar boliviano, que recibió órdenes superiores.

Según el piloto boliviano él fue una de las últimas personas en conversar con el Che antes de ser ejecutado.

El mausoleo del  "Che" Guevara en Vallegrande, Bolivia. /AFP

El mausoleo del “Che” Guevara en Vallegrande, Bolivia. /AFP

El ex ministro y ex diplomático boliviano afirmó además a fines de los 90 que el Che le regaló antes de ser asesinado una pequeña libreta de apuntes -que supuestamente se halla en la caja de seguridad de un banco- en reciprocidad por haberle convidado tabaco.

Niño de Guzmán, que llegó a general de división, fue investigado por la muerte del jesuita español y periodista, Luis Espinal, un exponente de la teología de la liberación cuyo cadáver se encontró con signos de tortura y heridas de bala tras ser secuestrado en 1980.

El ex jefe de la Fuerza Aérea y un coronel del Ejército boliviano, Freddy Quiroga, fueron implicados en el asesinato de Espinal por otro ex militar, el coronel Roberto Melean, que fue condenado por delitos cometidos durante la dictadura de Luis García Meza (1980-1981).

Fuente: EFE, AFP



Fuente