Manchester United y Leicester City dieron inicio a nueva temporada de una de las ligas mas atractivas del mundo. La Premier League se puso en marcha y la primera alegría fue para el elenco dirigido por el portugués José Mourinho, que se impuso en el mítico Old Trafford con goles de Paul Pogba y Luke Shaw. Para la visita, en tanto, descontó Jamie Vardy sobre el epílogo del partido. Sergio Romero y Marcos Rojo no estuvieron ni en el banco de suplentes.

Este debut triunfal extendió una racha histórica para el United: no pierde un partido de liga en Old Trafford, tras llegar con ventaja al descanso, desde el 7 de mayo de 1984, cuando cayó 1-2 ante Ipswich Town (actualmente milita en el Championship, la segunda división).

José Mourinho, entrenador de Manchester United. (Foto: Reuters / Andrew Boyers)

En una liga que ofrece paridad en sus encuentros y tras un mercado de pases movido y con nombres resonantes – el único equipo que no incorporó futbolistas fue el Tottenham de Mauricio Pochettino- no son pocos los que colocan a la liga inglesa como predilecta. Y en el partido estreno no defraudó. 

Corrían apenas tres minutos cuando el campeón del mundo con el seleccionado francés Paul Pogba remató desde el punto de penal y abrió el marcador. A partir de allí el United cedió el terreno y se salvó del empate gracias a las siempre buenas atajadas del español David de Gea, muy criticado en el Mundial, pero que recuperó su nivel apenas pisó Old Trafford.

A pesar de no tener el control del partido, el local no se dejó amedrentar y formó un bloque sólido a la hora de defender.  Ya en la segunda parte el United se mostró más ofensivo. Pudo haber aumentado la ventaja a través del italiano Matteo Darmian, en un disparo despejado por Kasper Schmeichel -uno de los buenos valores para Dinamarca en Rusia- y también mediante Juan Mata, tras una buena jugada colectiva. Pero fue Luke Shaw, con una buena definición y tras una buena asistencia de Mata, quien estiró la ventaja y entregó tranquilidad.

En el segundo minuto de adición, Leicester pudo descontar por medio de Vardy, tras capitalizar un envío que había pegado en el palo derecho de De Gea. Aunque no sirvió de mucho más. Los de Mou sumaron de a tres en su primera presentación.



Fuente