Pasaron 15 años, cuando Santi Cazorla comenzaba a dar sus primeros pasos en la Primera del Villarreal de España. El futbolista nacido en la cantera del club se fue ganando el cariño de los hinchas y llegó a disputar 241 partidos (34 goles) en sus dos etapas con la camiseta del Submarino Amarillo. Este jueves, el club preparó una presentación de lujo para el campeón de las Eurocopas 2008 y 2012 con la selección española, que volverá a su casa, luego de jugar seis temporadas con el Arsenal inglés.

“Vuelve la magia”, fue el lema que eligió la institución para recibir ante toda su gente al mediocampista de 33 años. La consigna estuvo acompaña por un show armando que sorprendió a propios y extraños. 

Ante la expectativa de unos 4.500 simpatizantes groguets en Estadio de la Cerámica, el prestigioso Mago Yunke comenzó a realizar trucos de magia. El mejor llegó sobre el final, cuando hizo aparecer al crack asturiano en el interior de una cápsula vacía colocada en el corazón del campo de juego. Previamente, el el ilusionista mostró el cilindro gigante y transparente sin nadie adentro hasta que se llenó de humo. Cuando se esfumó, apareció el ídolo. 

Con la emoción a flor de piel, Cazorla brindó luego una conferencia de prensa, junto al presidente Fernando Roig. “Es un día muy especial porque vuelvo a mi casa. Estoy eternamente agradecido al Villarreal por darme un apoyo incondicional y abrirme siempre las puertas. Es un club ejemplo y siempre hace las cosas bien pese a las dificultades”, arrancó el volante mixto que llevará el número 19 en el dorsal de su camiseta. 

Recordó además que, cuando dejó la institución hace siete temporadas, “sabía que iba a volver”. Y no olvidó a toda la gente que lo apoyó y estuvo a su lado, en un momento difícil: una grave lesión en el tendón de Aquiles que lo dejó al borde del retiro. “Quiero darle las gracias a mi fisioterapeuta Juan Carlos Serrano, a la gente del Alavés y a mi familia porque gracias a ellos vuelvo a ser futbolista”, valoró.

Villarreal había anunciado a principios de junio la vuelta de Cazorla para hacer la pretemporada y buscar volver a jugar al fútbol profesional. Es que el ex compañero de Juan Román Riquelme estaba inactivo desde octubre de 2016, cuando disputó su último partido oficial, en la goleada del Arsenal al Ludogorets por la Liga de Campeones.

Será su tercera etapa en el club, luego de las temporadas 2003-2006 y 07-11. (@VillarrealCF)

Operado en ocho ocasiones durante casi dos años, el jugador sufrió una infección en el tendón e incluso se llegó a temer que fuera necesaria una amputación. Sin embargo, la vida le dio revancha y, el pasado 18 de julio, volvió a tirar magia en el verde césped durante un amistoso del Villarreal contra el Hércules que finalizó 1-1.

Sobre su estado actual, avisó que “rendirme no era una opción”, y detalló: “Aún tengo algunos dolores que me impiden estar al cien por cien, pero trabajo diariamente para quitarlos”. 

Villarreal, dirigido por otro referente del club como el madrileño Javier Calleja (40), debutará en la Liga como local. Será el sábado 18 de agosto, cuando reciba a Real Sociedad. 



Fuente