[ad_1]

A Antonio “Toño” Castillo hacía tres años que lo buscaban. Sobre él pesaba una orden de captura internacional, acusado de ser uno de los mayores proveedores de drogas de los últimos tiempos: traía los estupefaciente desde Bolivia, los ingresaba por Salta y luego los distribuía en el Conurbano Bonaerense. Lo detuvieron en las últimas horas.

La captura de “Toño” se dio en el marco de una colaboración entre la Unidad de Investigaciones y Procedimientos Judiciales Orán de Gendarmería, que aportaron información, y la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (FELCN) de la Policía boliviana, quienes fueron los que lo localizaron en ese país y, finalmente, lo entregaron a las autoridades argentinas en Salta.

Fue un mes lo que duró el proceso para dar con “Toño”, un ciudadano boliviano que tenía la nacionalidad argentina, acusado de ser un importante proveedor de cocaína en la zona de Bermejo (Bolivia) y en las localidades de Aguas Blancas, Orán, Hipólito Yrigoyen y Pichanal (Salta), como así también en otras provincias argentina.

Según la Justicia, “Toño” abastecía de drogas a diferentes bandas que fueron desarticuladas en operativos conocidos como “Mudanza Blanca”, “Lagarto Blanco” y “Brujas Blancas”.

Investigan si la cocaína hallada en un chaleco policial era para vender o armar causas

Mirá también

Investigan si la cocaína hallada en un chaleco policial era para vender o armar causas

Todo comenzó en agosto de 2014, cuando el Escuadrón 20 de Gendarmería decomisó 170 kilos de cocaína y detuvo a varios integrantes de la banda, entre los que estaba la mujer de “Toño”.

En diciembre de ese 2014, fue la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) quien detuvo a una ciudadana boliviana en Ezeiza que intentó pasar cocaína entre sus ropas. A raíz de ese arresto, se montó un megaoperativo bautizado “Lagarto Blanco”, que incluyó 30 allanamientos, en el que cayeron 24 personas presas y se secuestraron 235 kilos de cocaína.

La droga incautada en agosto y diciembre de 2014 tenía la misma pureza, pero en ninguno de los dos casos pudieron dar con Castillo. No sería la última vez que figuraría en una causa.

Antonio "Toño" Castillo, tenía pedido de captura internacional por tráfico de drogas desde 2015. Cayó en Bolivia.

Antonio “Toño” Castillo, tenía pedido de captura internacional por tráfico de drogas desde 2015. Cayó en Bolivia.

A comienzos de 2015, lo agentes de la PSA interceptaron en Lomas de Zamora una camioneta que simulaba ser de mudanzas pero que, en realidad, llevaba en un doble fondo 400 kilos de cocaína. El operativo se llamó “Mudanza Blanca”.

Al tratarse de la misma cocaína de máxima pureza y del mismo modus operandi (ingresaban la droga por Salta desde Bolivia y llegaban hasta el Conurbano), la investigación fue sumando capítulos: en diciembre de 2015 se secuestraron otros 200 kilos.

"Ríos verdes": los cinco puntos más calientes del tráfico de marihuana

Mirá también

"Ríos verdes": los cinco puntos más calientes del tráfico de marihuana

Fue durante el operativo bautizado “Brujas Blancas”, porque los narcos les pedían a los astros buena fortuna en cada traslado, que se logró detener a cinco personas, quienes reconocieron haber ingresado la droga por Salta desde Bolivia.

Con todos esos antecedentes, comenzó la investigación de los efectivos de la Unidad de Investigaciones y Procedimientos Judiciales “Orán” de Gendarmería para dar con “Toño”, el más buscado de toda la trama.

Gendarmería fue quien compartió información con la policía boliviana para dar con "Toño".

Gendarmería fue quien compartió información con la policía boliviana para dar con “Toño”.

Fue entonces que compartieron sus tareas de inteligencia con sus pares de la FELCN boliviana. La pista marcaba que había entrado a ese país sin permiso. Y allí lo encontraron.

Tras el arresto del hombre que estuvo tres años prófugo de la Justicia, se pudo concretar la entrega de Castillo a la autoridades argentinas en el Paso Internacional Aguas Blancas-Bermejo.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS