El Pity Martínez no sabía lo que era fallar un penal en Primera División. Justo este domingo, en el que le tocaba enfrentar a ese Huracán en el que dio los primeros pasos de su carrera, cometió ese error inédito.

Seis penales llevaba ejecutados en River y todos habían terminado en festejo. Seguramente por eso no dudó en pedirle la pelota a Lucas Pratto, que quería ejecutar la falta por mano de Garro que había sancionado Loustau a los 15 minutos.

Los silbidos bajaron desde las tribunas, pero nada de eso parecía importarle. Sin embargo, algo parece haber cambiado y esta vez para asegurar su remate quiso darle con mucha fuerza. Tanta, que la pelota salió disparada hacia la tribuna.

Falló entonces esta vez la ley del ex. Y el Pity Martínez, ese crack que en su momento dejó Parque Patricios para integrarse al River de Marcelo Gallardo, no pudo festejar ante Huracán.



Fuente