El control -aseguran- era normal y parte de una rutina de operativos aleatorios en distintas oficinas de la Policía Bonaerense. Los inspectores llegaron a la Delegación de Narcotráfico y Drogas Ilícitas de La Matanza, encargada de investigaciones vinculadas a la venta de estupefacientes, y encontraron 160 dosis de cocaína en bolsas, escondidas dentro de un chaleco antibalas. El hallazgo terminó en una investigación judicial y con cuatro policías apartados de la Fuerza.

La delegación de drogas tuvo que ser intervenida por el área de Asuntos Internos porque desafectaron a toda la cúpula hasta que se pueda determinar de dónde salió la droga, a quién pertenecía y por qué estaba en una sede de la Bonaerense.

Según informaron fuentes del Ministerio de Seguridad, el titular de la dependencia estaba de licencia médica por haberse fracturado una pierna. Sin embargo, también lo apartaron del cargo hasta resolver su situación y su posible conexión con el hecho. Se trata del comisario mayor Pablo Montan. Su segundo, el comisario inspector Guillermo Baescoechea (a cargo de la Delegación en ausencia de Montan), también resultó apartado del cargo; al igual que el subcomisario Diego Acevedo, jefe de Operaciones de la dependencia; y el oficial Pedro Rosales.

Mirá también

El ex juez investigado por proteger a ladrones festejó el Día del Amigo con el líder de la banda

“Fueron desafectados por su responsabilidad general sobre la dependencia y por otras irregularidades en los libros. Después del trabajo de estos días, se estableció que no había reciprocidad en los cargos que asentaban en los libros, y que no coincidían los pesajes y los conteos con lo que estaba registrado”, aseguraron fuentes de Asuntos Internos.

“Queda saber a quién pertenecía la droga y porqué estaba en un chaleco dentro de la delegación”, adelantaron. Y agregaron: “Estaba en dos bolsas de nylon transparente, escondida dentro de un chaleco sin propietario“.

La cocaína estaba fraccionada por lo que investigan si la robaron de un allanamiento, si la comercializaban o si la usaban para plantarla en operativos y así armar causas. La causa no sólo quedó en manos de Asuntos Internos, sino también del Juzgado Federal N°3 de Morón, a cargo de Néstor Barral.

Mirá también

Investigan si la banda liderada por policías tenía protección judicial

Esta vez no se trató de una investigación de meses que terminó descubriendo a una banda de narcopolicías. Fue, según indicaron fuentes del caso, una inspección casual de la Unidad de Inspección Operativa, a cargo del Ministerio de Seguridad, que se encarga de controlar aleatoriamente las dependencias policiales en búsqueda de irregularidades. 

La unidad funciona desde abril y, según advirtieron, es la primera vez que “detectan algo tan grave”. 

Según estadísticas del ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, “entre el 15 de diciembre de 2015 y el 15 de julio de 2018, apartaron de la Fuerza a 11 policías por día, y suspendieron a 1.937, de los cuales 705 terminaron detenidos”.  

No es la primera vez que policías de La Matanza terminan salpicados en un escándalo de corrupción y narcotráfico. En febrero del año pasado al menos seis efectivos de la Policía Local, junto al falso pastor Mauricio Puñales, secuestraron al líder de una banda y pidieron 60 mil pesos de rescate. Después de varios meses de investigación, lograron detenerlos y terminaron apartando al ex jefe departamental, Enrique Sobrero; el ex jefe de la Unidad de Prevención de Policía Local La Matanza, José Daniel Barraza; y el ex comisario mayor Roberto Natalio Zalazar. También allanaron la Municipalidad y renunció el Secretario de Seguridad, Carlos Orsingher, después de que dos comisarios lo mencionaran en comunicaciones sobre el pago de coimas. 



Fuente