En la última reunión de bloque del PJ se escuchó caliente a un senador de una provincia peronista: “Mejor que Cristina se deje de jorobarnos y que tenga presente de que es gracias a nosotros que puede estar en libertad”. La irritación era porque desde el kirchnerismo se hizo correr la versión la semana pasada de que detrás de la causa que lleva adelante Claudio Bonadio estaría Miguel Pichetto, jefe de la bancada justicialista en el Senado.

“Nosotros ponemos la cara para defenderla y ella opera en nuestra contra. Encima se cree que no le debe nada a nadie”, dijo a Clarín otro senador que integra la bancada del PJ y que está a favor de autorizar los allanamientos a la ex presidenta.

La situación judicial de Cristina Kirchner genera una grieta profunda en la bancada peronista. Es tan profunda la división que la semana pasada se decidió dar libertad de acción a sus integrantes para la sesión especial en la que se tratará el pedido del juez Claudio Bonadio para allanar las tres viviendas de la actual senadora de Unidad Ciudadana.

Cristina Kirchner, en su banca, el día que se votó la legalización del aborto.

Cristina Kirchner, en su banca, el día que se votó la legalización del aborto.

El pedido iba a tratarse el jueves pasado, pero por las divisiones en el peronismo se pospuso la decisión para este miércoles. Por los faltazos que hubo en la frustrada sesión de la semana pasada -y también por lo que se dijo en la reunión de bloque- se prevé que varios senadores del PJ no acompañen el pedido de allanamiento. En esta posición se encontrarían los senadores peronistas de Tierra del Fuego, Formosa, Tucumán, La Pampa y Entre Ríos, entre otros.

Pichetto, y otros miembros de su bancada, como Dalmacio Mera, Carlos Caserio, Rodolfo Urtubey y Mario Pais, sí están de acuerdo con habilitar los allanamientos con el argumento de no obstaculizar la investigación judicial. En este sector dicen que son mayoría, pero habrá que verlo el miércoles.

Como sea, sumando los votos del oficialismo y de esta parte del PJ,posiblemente en la sesión gane la autorización a los allanamientos.

Pero no habría que tomar lo que ocurra el miércoles como una señal de lo que podría suceder en el Senado ante un eventual nuevo pedido de desafuero de Cristina Kirchner, algo que se cree Bonadio también pedirá más temprano que tarde.

Es que la bancada peronista hasta ahora se mantiene firme en su “doctrina” de no autorizar desafueros hasta que no haya condena firme. Cristina en esta causa no está procesada, con lo que para una eventual condena -y además firme- podría pasar mucho tiempo.

“Sería un escándalo que se la desaforará sin estar condenada ni siquiera en primera instancia”, dice un senador del PJ más anti K. Otro peronista, también muy enfrentado al kirchnerismo, agrega: “Los desafueros son muy delicados. Se le estaría sacando un representante a una provincia sin que haya condena. Además nada le impide al juez seguir avanzando en la investigación”.

Bancas vacías el día que se debían tratar los allanamientos.

Bancas vacías el día que se debían tratar los allanamientos.

Ambos senadores dicen que rechazar el desafuero les generará un alto costo político.

Lo que parece imponerse es una posición de defensa común.

El oficialismo, en cambio, se propone avanzar con una nueva doctrina: que se permita el desafuero en caso de que la prisión preventiva sea confirmada en segunda instancia. Asoma difícil que se imponga este criterio porque Cambiemos no tiene el número.

Carlos Menem, en la sesión en la que se trató la legalización del aborto.

Carlos Menem, en la sesión en la que se trató la legalización del aborto.

El caso de Carlos Menem sienta un precedente. Político, pero también jurídico. En 2017 en un fallo ordenado por la Corte Suprema, la Cámara Federal habilitó la candidatura del riojano porque no tenía condena firme. Autoridades del Senado dijeron a Clarín que en la actualidad no hay pendiente ningún pedido de desafuero a Menem.



Fuente