Rafael Nadal es un joven de 80. No de años, claro, sino de títulos. El español alcanzó esa sorprendente cifra de conquistas en el circuito ATP al vencer en la final del Masters 1000 de Toronto a la revelación del certamen, el griego Stefanos Tsitsipas, por un contundente 6-2 y 7-6 (7-4) en una hora y 41 minutos.

Pese a que terminó su encuentro de semifinales pasada la medianoche del sábado, tras una demora de más de dos horas por la lluvia, venciendo 7-6 (7-3) y 6-4 al ruso Karen Khachanov, no se vislumbraron dejos de cansancio en el tenista símbolo de la resistencia.

Es más: si el primer set podía llegar a ser la instancia en que a Nadal le pesara más el partido por el poco tiempo de recuperación, nada de eso se vio en la cancha, donde sí pareció pesarle a Tsitsipas, de tan sólo 19 años, la responsabilidad de definir su primera final importante frente a una leyenda viva.

Tsitsipas devuelve de derecha durante la final de Toronto. (Foto: AP)

Tsitsipas devuelve de derecha durante la final de Toronto. (Foto: AP)

En esa primera manga, el manacorí ni siquiera le dio opciones a su rival cuando le tocó servir: no sólo no ofreció chances de quiebre, sino que ganó 16 de los 17 puntos con su saque. Y aprovechó cada vez que Tsitsipas flaqueó con su servicio: le quebró 3 de 5 veces y liquidó el pleito rápidamente.

En el segundo, el altísimo nivel del saque de Rafa, que no es precisamente uno de sus fuertes, presumiblemente mermó. Eso, sumado a la mayor confianza que tomó el griego, quien se empezó a soltar con el correr de los games, arrojó un duelo de mayor paridad. Y el youtuber hasta quebró en el décimo juego, justo cuando Nadal sacaba para campeonato.

En el tie-break, de todos modos, Nadal apareció en los momentos justos y, con un mínimo margen, volcó la historia hacia su lado. Como tantas otras veces, como las 79 anteriores. El español ganó su cuarto torneo en el cemento canadiense, el más amigable en su carrera en canchas duras.

Así se sumó al selecto grupo que conformaban Jimmy Connors, Federer e Ivan Lendl, los únicos en la Era Abierta que habían alcanzado los 80 trofeos. El número 1 del mundo sigue agigantando su figura y con esto volvió a celebrar un Masters 1000 en cancha dura, algo que no lograba desde 2013. Es el rey de esta categoría de torneos, con 33 (tres más que Novak Djokovic y seis más que Roger Federer).

Así, pese a que tendrá como grandes rivales al propio Federer y a Juan Martín Del Potro -además de un grupo que intentará dar el zarpazo-, sus inmediatos perseguidores en el ránking, Nadal llega como gran candidato al Abierto de los Estados Unidos, en el que deberá defender el título conseguido en 2017.



Fuente