Después de la orden de detención librada el viernes por la noche, por parte del juez Claudio Bonadio, la Policía Federal continúa buscando a Claudio Uberti. Según pudo saber Clarín, no registra salidas del país y aún no se ordenó su captura internacional. Creen que no salió del país. El ex titular del Órgano de Control de Concesiones Viales (OCCOVI) del kirchnerismo está imputado como partícipe de asociación ilícita, en la causa de los cuadernos de las coimas.

El magistrado tomó la decisión de arrestar a cuatro personas más, entre ellas José María Olazagasti -ex secretario privado de Julio De Vido-, como también al ex titular de la UIF Carlos Lascurain, como al empresario Raúl Vertúa y a Uberti, después de la declaración indagatoria del ex presidente de la cámara de la construcción, Carlos Wagner, quien reveló un “sistema” de cartelización de la obra pública y pago de “retornos, coimas”, donde mencionó a todas estas personas. 

Las fuerzas federal aún buscan a Claudio Uberti. En esta causa conocida como los “cuadernos de la corrupción”, donde se investiga un circuito de sobornos que podrían ascender a 200 millones de dólares, el ex funcionario K está acusado de ser partícipe necesario de la asociación ilícita en la que hay más de 38 personas imputadas. 

El ex funcionario kirchnerista ya fue investigado por el escándalo de la valija de Antonini Wilson, el venezolano que intentó ingresar US$ 800.000 en 2007 en un vuelo que venía de Venezuela y en el que también viajaba Uberti. En 2012 la Justicia lo sobreseyó.

Además, al ex funcionario hoy buscado por la Policía Federal, fue considerado como jefe de la “embajada paralela” que funcionó en Venezuela al margen de la misión oficial que dirigía el embajador Eduardo Sadous. La medida fue dispuesta por la sala B de la Cámara Nacional en lo Penal Económico de esta capital, que consideró que la acusación estaba prescripta al modificarse la pena al delito imputado por una ley impulsada por el kirchnerismo. Inicialmente el delito que se le imputaba a Uberti era contrabando, pero ahora la Cámara consideró que el hecho se encuadraba como lavado de dinero.

El año pasado el Congreso reformó la ley antilavado por pedido del GAFI y eliminó la cláusula que agravaba la pena para ese delito si era cometida por un funcionario. Así a Uberti le habían correspondido sólo 3 años y ya la investigación llevaba 5.



Fuente