[ad_1]

En 30 años como pescador, al guyanés Deonarine Goberdhan se le arrimaron innumerables botes ajenos. Pero aquel fue distinto. Los tripulantes tenían la cara tapada y sólo se les veían los ojos.

7 de ellos con cuchillos y un arma abordaron su lancha, le pegaron y lo obligaron a tirarse al mar.

─Tragué mucha agua. Miraba las estrellas y la luna y rezaba ─dice Deonarine, de 47 años. Lo rescataron unos colegas cuando ya no daba más.

El episodio, difundido por la agencia Reuters, ocurrió a fines de abril último y fue parte de un ataque contra 4 botes de pescadores en la costa de Surinam: hubo al menos 3 muertos y 12 desaparecidos.

Fue una masacre. Y un gran revés en la lucha contra la piratería.

David Granger, presidente de Guyana

En 2016 la ONG Oceans Beyond Pirats relevó 27 casos en aguas latinoamericanas y sobre todo del Caribe.

En 2017 la cifra trepó 163% a 71, por un total que ni llegó al millón de dólares: US$ 691.875 en cargamento y US$ 256.815 en efectos personales.

Dónde sucedieron los hechos de piratería. (OBP)

Dónde sucedieron los hechos de piratería. (OBP)

El promedio da apenas 13.400 dólares por atraco: botines eran los de antes, parece.

“Siglos después de los cañones de Barbanegra y la Jolly Roger [la famosa bandera negra con una calavera blanca cruzada por huesos], ahora la región enfrenta una era menos idealizada”, apuntó The Washington Post en un informe titulado “Son piratas: un viejo flagelo reaparece en el Caribe”.

Menciona reportes de piratería en Honduras, Nicaragua, Haití y Santa Lucía, pero pone la lupa en el golfo de Paria, la zona de Trinidad y Tobago ubicada, dice el diario, frente a la anárquica costa de una Venezuela en colapso, con inflación proyectada de 1.000.000%.

Piratas, drogas y misterio frente a las costas de San Pablo

Mirá también

Piratas, drogas y misterio frente a las costas de San Pablo

“Comida y remedios escasean. Se disemina la desnutrición, las enfermedades se descontrolan ─indica el Post─. Bajo el gobierno socialista de Nicolás Maduro crecieron la represión y la corrupción. Las condiciones fuerzan a que algunos venezolanos cometan actos desesperados.” Y subraya la comisión de fechorías con complicidad o directa intervención de funcionarios.

La costa de Venezuela es un caos criminal.”

Jeremy McDermott, experto de la ONG Insight Crime

Según testimonios trinitenses, el contrabando y la piratería se expandieron recientemente y los hechos son más violentos.

Apuntan al país vecino, que desde los 90 trafica marihuana y cocaína de Colombia que pasa por Trinidad y luego va a otras partes del Caribe y más allá.

5 pescadores locales del puerto de Cedros, pidiendo anonimato, afirmaron haber visto en los últimos meses botes venezolanos con armas, drogas, mujeres y animales exóticos.

─A veces ─dijo uno─ sólo quieren hacer canjes por comida.

Pescadores venezolanos en Punta de Araya, Sucre. (Rodrigo Abd / AP)

Pescadores venezolanos en Punta de Araya, Sucre. (Rodrigo Abd / AP)

Ecos africanos

Aquel ataque múltiple de abril en las costas de Surinam tuvo otro sobreviviente: Sherwin Lovell.

Los piratas nos tiraron aceite y nos prendieron fuego ─contó el hombre, de 33 años, desde Paramaribo─. Me tiré al agua porque avisaron que nos iban a matar a todos.

Estuvo 2 noches a la deriva y se salvó porque la corriente lo depositó en la costa. (Recuperándose en el hospital se enteró de que su pareja había caído enferma y al día siguiente murió: “Quiero saber por qué me pasa todo esto”, dijo Sherwin.)

Otro caso: a Ryan Roberts lo secuestraron y le robaron en 2015. (Alejandro Cegarra / Bloomberg)

Otro caso: a Ryan Roberts lo secuestraron y le robaron en 2015. (Alejandro Cegarra / Bloomberg)

Por estos días, pescadores del Caribe tratan de trabajar más cerca de las costas e incluso de noche para evitar ataques.

“Todo esto me recuerda al comienzo de los problemas en la costa este del África”, dijo el legislador trinitense Roodal Moonilal, exministro, actualmente en la oposición.

Se refiere a aquellos episodios en Somalia hace más de una década, que tuvieron alguna continuidad hasta el año pasado con el secuestro de un barco con 11 pasajeros.

Ataque pirata de 2012, en Somalia. (AP)

Ataque pirata de 2012, en Somalia. (AP)

Según Moonilal, “lo que estamos viendo, esta piratería y este contrabando, es el resultado del colapso económico y político de Venezuela”.

Fuentes: Reuters, The Washington Post, oceansbeyondpiracy.org, insightcrime.org, EFE, AP.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS