[ad_1]

En tiempos que crece la violencia de los delincuentes hacia los policías, al punto que en lo que va del año ya fueron asesinados siete agentes de la Bonaerense, un cuerpo de seguridad empieza a incorporar chalecos antibalas inteligentes. Tienen GPS, botón de pánico y sensores que alertan a la base cuando enfrentan situaciones peligrosas.

Los primeros 65 fueron incorporados por la Patrulla local de Vicente López. “Son chalecos como los que utiliza la Policía de la Provincia de Buenos Aires, pero además contienen un botón de pánico, que puede ser presionado por el agente y automáticamente emite una alarma al Centro de Monitoreo Urbano (CMU), lo que abre una vía de comunicación directa. Esto ocurre en tiempo real y nos ayuda a saber dónde está cada uno de los efectivos, además de la tecnología que utilizamos con las cámaras”, explicó el subsecretario de Seguridad del Municipio, Martín Gasulla.

Los dispositivos de localización y rastreo combinan el uso del GPS, que permite determinar la localización en términos de longitud y latitud, y de las tecnologías GPRS y 3G, que posibilitan el envío de los datos en el momento.

Balearon a un ex arquero del Ascenso que defendió a su mujer durante un robo

Mirá también

Balearon a un ex arquero del Ascenso que defendió a su mujer durante un robo

Negro, con varios bolsillos en el frente, ajustes de velcro que se adaptan al cuerpo y algunas bandas retroreflecticas grises para verlo con facilidad a la noche. Así son, a simple vista, los nuevos chalecos. “Tienen un peso liviano y protección antibala, con altos estándares de calidad en la operativa”, precisan desde el área de Seguridad local.

Cuando se usa el botón de pánico que lleva conectado al Centro de Monitoreo, la base activa un altavoz instalado en el chaleco con el que puede registrar la conversación y el sonido ambiente del agente que lo solicita. Y el GPS permite conocer en tiempo real la ubicación exacta, hora, fecha, velocidad y rumbos precisos del personal.

"Esto es un caso de gatillo fácil", dijo el padre del joven asesinado por prefectos

Mirá también

"Esto es un caso de gatillo fácil", dijo el padre del joven asesinado por prefectos

También dispone de una tecnología de alerta a través de una señal en caso de que el efectivo se caiga o sufra un inconveniente y quede en posición horizontal. “Realmente nos sentimos más seguros y protegidos con este nuevo chaleco”, aseguró una agente.

La Patrulla local de Vicente López está integrada por 230 agentes, por lo que casi el 30% cuenta, por el momento, con esta protección de avanzada. “En el futuro se hará una nueva entrega de chalecos hasta llegar al total de efectivos. Esta primera renovación se hizo según el criterio de antigüedad de los chalecos”, anticiparon en la Comuna.

“Me parece bárbaro que cuiden a los que nos cuidan y les den todas las herramientas posibles al momento de defendernos de algún arrebato en la calle o robo en nuestras casas. Los delincuentes están cada vez más violentos y nunca se sabe qué pueden llegar a hacer en un enfrentamiento con la Policía”, declaró María Emilia, vecina de Florida Este.

Mataron al padre del biólogo que asesinó "por celos" a un fotógrafo

Mirá también

Mataron al padre del biólogo que asesinó "por celos" a un fotógrafo

Durante la entrega de chalecos, realizada el martes en el Centro de Monitoreo ubicado en Olivos, el intendente Jorge Macri resaltó: “Gracias a esta tecnología vamos a poder seguir a nuestros agentes en tiempo real cuando se encuentren en situaciones de riesgo y estar cerca de nuestros vecinos cuando más lo necesitan. Es una manera más de utilizar los mejores recursos posibles, de llegar cada vez más rápido, de saber qué está ocurriendo y de cuidar a nuestro personal, que está todos los días, las 24 horas, recorriendo Vicente López. Nuestro desafío es trabajar en equipo con la Nación y la Provincia para brindarles más seguridad”.

La Patrulla local se compone de personal de seguridad uniformado no policial. O sea, no están armados. Cumplen tareas de prevención y tienen equipos de comunicación y defensa (como machete y gas pimienta).

Para intervenir en episodios delictivos y actos de violencia en la vía pública, los agentes reciben entrenamientos y capacitaciones específicas. Y las camionetas que usan son blindadas y tienen cámaras internas y externas que permiten controlar los procedimientos.

[ad_2]

Fuente